Un futuro sin lugar para el amor

por Narciso Rossi

Antes de comenzar deseo abrir un paréntesis y confesar que la postura tomada por los entrevistados no refleja necesariamente la del autor de la nota. Para evitar declaraciones algo confusas me tomé el atrevimiento de pasar a mi voz varias de las respuestas de los entrevistados. De ninguna manera Joaquín, Cesira, Julián y Luciano representan a la sociedad. Las respuestas son de carácter puramente personal. Cierro paréntesis. 

La vida que llevamos hoy era impensable hace diez o quince años. A tal punto que los que pasamos los treinta hace rato, recordamos con añoranza los juegos en la calle y las salidas o los bailes para conseguir citas. En la era de la tecnología la revolución se da tan rápido que no siempre llegamos a verla. Hoy no hace falta que canten los grillos para saber que lloverá. Ni siquiera tenemos que sacar la cabeza por la ventana. No hace falta salir a comprar comida porque podemos pedirla por una app. ¡Ni siquiera necesitamos llamar por teléfono! Podemos saber en cuánto tiempo pasará el colectivo, qué hora es Suiza, comprar un pantalón nuevo y un par de zapatillas usadas. ¡Podemos conocer gente sin movernos de casa! ¿No es estupendo? No.

14326394180999

Joaquín tiene 23 años y utiliza Tinder desde los 22. Le gusta más que levantarse una chica en la calle, asegura. “En la calle también te encontrás cada loca. Acá ves un par de fotos y ya está. Yo nunca leo las descripciones. A todas les gusta lo mismo: ir al cine, caminar, escuchar música, viajar. A veces chusmeo qué música escuchan, pero no porque eso cambie algo la cosa. Si la mina está buena ya está. Con eso basta”. Tinder y Happn son las dos apps con mayor cantidad de denuncias por acoso en todo el globo. El sistema es básicamente el mismo. Una vez instalada la app, los usuarios deben crear un perfil con sus fotos, sus gustos, elaborar una descripción y a la caza. El mecanismo es sencillo. La app mostrará a las personas que se encuentren cerca, dentro del rango que el usuario elija. Joaquín abre la aplicación para mostrarme “las minas que hay. Te encontrás de todo, pero la mayoría miente con algo. Si no es con la edad es con el nombre, con lo que dice que estudia, la zona en la que vive. Y casi todas mienten con las fotos. Si tiene una sola foto es porque es fea. Si tiene varias podés ver mejor. En la primera están todas buenas pero yo vi algunas que las conozco de la calle y no son como se ven acá. Ojo”.

Captura-de-pantalla-2015-06-21-a-las-21.23.11.pngCesira tiene 42 años y por su trabajo viaja “más de lo que quisiera”. Es profesional, está casada y no tiene hijos. Usa Happn sin mostrarse. En su foto de perfil hay un animal doméstico con los ojos tan grandes que genera cierta ternura. En la descripción es clara. “Casada, profesional, de paso. Solo sexo”. No hay nada más. “Y sí, claro que funciona” dice mientras revisa un saludo que acaba de recibir ni bien nos sentamos. “A mí me distrae. Estoy casada y soy feliz. No me pasa eso que dicen muchas mujeres de que porque son infelices en sus matrimonios tienen amantes. Yo estoy enamoradísima de mi marido. En Happn ni busco ni doy amor. El sexo va por otro lado. Me excita que sea prohibido, no volver a verlo, qué se yo. Es una mezcla de todo”. Happn además de encontrar personas cercanas, brinca características muy particulares, como marcar la zona donde te cruzaste con la persona que te interesa, o describir la cantidad de veces que se han cruzado. Para que funcione tenés que darle un corazón a la persona que te gusta y esperar a que ella haga lo mismo al verte. Si coinciden, igual que en Tinder, podrán conversar.

grindr-nuevo-02.jpgJulián tiene 29 años. Usa Grindr porque le gusta el sexo directo. Instaló Happn y Tinder alguna vez pero no eran lo que esperaba. “En Grindr es palo y a la bolsa. No tenés que esperar a que el otro te mire para hablarle. Ves la fotito y si te gusta le hablás. Que te responda es otro tema”, dice y se ríe. Julián se muestra en la app como es. Está en cuero frente a un espejo y mirando hacia la cámara. Lo curioso es el nick. Julián no puso su nombre como lo hicieron Joaquín y Cesira. “El nick lo cambio todo el tiempo pero siempre sugiere lo mismo: que busco sexo sin protección”. Hace una pausa esperando a que yo agregue algo pero lejos de mostrarme sorprendido, lo sigo escuchando. “Algún día me voy a agarrar algo. Tarde o temprano me va a pasar. Prefiero vivirlo como me gusta y no usando un forro que es algo que usé pero que no siento nada. Yo no busco novio ni amigos en Grindr, eso lo tengo claro. Busco garche. Soy solo, tengo lugar. Acá pasan un promedio de uno o dos tipos por semana. Tampoco soy un puto reventado”.

Julián dice que hay términos que todos deben conocer para que nadie se lleve sorpresas. Hicimos juntos una especie de glosario con “terminología gay indispensable para todos los putos”.

A pelo: Sexo sin protección.
Embichar: Persona que quiere transmitir o recibir una enfermedad sexual o venérea.
Vicio y morbo: Drogas y sexo sin protección.

unnamed“Todos los putos cojemos a pelo. Por lo menos alguna vez. Pero no todos quieren embichar ni todos dejan embicharse. Aunque hay muchos que lo piden directamente en sus nick o en las descripciones. Si ves que dice BB es bareback, otra forma de pedir sexo “a pelo”. Y si dice POZ es “Hiv positivo”. Este, por ejemplo, que dice POZME busca que lo embichen. Por lo general los que se dejan embichar son putos viejos, maricas muy reventadas ya que eso no es nada al lado de lo que hicieron. Mi amiga Marcos les dice Bebitos de oro a los de 18 o 19 años que buscan bichitos. Esos son como los más cotizados. Todos los putos les quieren dar. Los filman y siempre alguien te manda un video porque se comparte enseguida”.

Luciano tiene 27. Es gay, eso lo sabe y es lo primero que me dice. Tiene novia y los encuentros son una forma de escape. Usa Grindr desde hace varios años. No recuerda cuántos, pero muchos. No coje a pelo y no le van ni el bareback ni los bichitos. Tampoco le gustan los afeminados auqnue ni tiene nada contra ellos pero a él no le van. “Yo lugar no tengo, lo pongo claro en mi perfil, pero siempre me lo preguntan igual. A veces me pinta o mi novia está lejos y si estoy con otro flaco no es el mismo tipo de engaño. Ya sé que me vas a decir que sí o peor. Pero para mí, sabiendo eso que me dirías, en mi cabeza, digamos, es distinto y ya con eso me alcanza. Nunca la engañé con otra mina. Y mirá que tuve oportunidades. Pero siempre me quedé en el molde. Con pibes es diferente. Instalo la app cuando quiero sexo y después de verme con alguien la borro. Cuando tengo ganas de nuevo la vuelvo a instalar. Capaz pasan dos o tres meses sin que me acuerde de usarla. Sin que me den ganas, poné. Queda mejor”. Luciano desconoce palabras que le menciono de la conversación con Joaquín. Dice que nunca las escuchó ni las vio en Grindr, y le creo. “No estoy loco y me quiero mucho a mí mismo como para hacer algo así.

Cesira me advierte también de los peligros de la app. “Nunca sabés con qué loco te podés encontrar. Pensá que si ponés tus datos reales cualquiera puede saber tu nombre, ver tu cara, dónde trabajás, dónde estudiás, no sé, todo, moviendo solamente un dedito. Yo la uso desde el anonimato y mal no me va”.

Los peligros son reales. Las apps, esos pequeños íconos en cualquier celular, pueden contener muchas alegrías, posibilidades, encuentros de lo más calientes, y también lamentos, como lo señala Joaquín.

“Me agarré la cabeza alguna vez, no te voy a mentir. Conocí flacas muy locas, pero las bloqueás y ya está. Además podés denunciarlas si te amenazan o te acosan y los mismo tipos de la app leen las charlas. Pero locas hay, como en todos lados”.

El uso de aplicaciones para encuentros va en aumento. Ya sea porque las personas se sienten solas o porque les genere curiosidad, morbo o placer, la elección de parejas a través del celular es algo instalado en la sociedad. Tanto como elegir un libro, un sandwich o la música que queremos reproducir. Renegar de eso será inútil. Aprender a utilizar con cuidado ese aparatito que llevamos casi todo el día en el bolsillo, parece la mejor opción para no tener dolores de cabeza. No todo es claro, no todo es color de rosa. Dependerá de nosotros hacer un buen uso y encontrar lo que hemos ido a buscar.

e64081488bc8d98ffa8a645cc3c7e01c.jpg

Anuncios

Solo tempestad

por Esteban Dilo

Si entrevistar a un escritor o escritora me genera un extra de respeto, no se imaginan lo que pasa cuando hay que entrevistar a un periodista. Lo único que me queda es ser medio cara rota y pensar las preguntas que le haría si estuviese tomando un café con él. Así que tómenlo así, yo, siendo parte de Solo Tempestad –con algunas reseñas– me desasné con varias de sus respuestas, ustedes no se pueden perder lo que sigue.

Si te gusta la literatura; si te gusta reseñar; si te gusta la tempestad, no te podés perder la siguiente nota. Responde Pablo Mendez con la voz de la tormenta:

¿Qué es Solo Tempestad?

16343910_10154972222834268_1199776584_nSolo Tempestad es una web de reseñas de libros. Eso en una primera instancia. Después creo que con el tiempo comenzó a ser un concepto del que puede salir cualquier proyecto literario. El primer paso está cumplido y sigue su desarrollo, además de proponer constantemente nuevos proyectos, la intención con la que se creo ST no solo está saldada, también afianzada. Con respecto a lo no tan claro que significa ser un concepto, bueno a partir de ST me di cuenta que cualquier proyecto es posible, ST siempre será el modelo para otras cosas, tengan o no que ver con un medio de reseñas de libros.

¿Cuándo y dónde nace?

Cuándo: el 9 de febrero del 2015. De una manera abrupta, en un mes se me ocurrió la idea, el nombre de la web, pague el dominio, contraté el servidor, convoqué a reseñadores, y simplemente salió. Dónde: en un espacio en mi cabeza muy parecido a una redacción virtual, que si bien existe en mi cabeza funciona las 24 horas del día. Un proyecto comunicacional se mantiene en el tiempo si las responsabilidades son identificables, y si hay alguien que dice SI o NO. ST está estructurada como un medio tradicional, a pesar de la virtualidad que aún hoy pareciera que es una soporte novedoso; en el mundo de la literatura se acostumbra a crear medios literarios, a veces sin estructuras periodísticas que lo sostengan, un medio literario debería confiar más en algunos pilares conceptuales que vienen del periodismo. Son visibles las limitaciones de algunos escritores cuando deben encuadrarse dentro de una propuesta periodística.

El nombre habla de una sola cosa pero sabemos que hay una legión de lectores que reseñan codo a codo, ¿por qué Solo Tempestad?

12298061_10153452461158929_1961284598_o.jpgLa tempestad es algo contradictorio, tiene algo de caótico y algo de orden estético, es decir una belleza que provoca caos. Se pueden rodear el nombre desde múltiples interpretaciones, pero creo que fundamentalmente metemos los pies en ese plano/contraplano de significación. Hay una línea en Rezo por vos de Spinetta y Charly García que trajo a tierra esos divagues en mi cabeza: “…y leo revistas en la tempestad…”. Desde un plano más psicoanalítico considero que hay una sola tempestad y está adentro nuestro, cómo, cuándo y por qué la sacamos afuera es algo impredecible.

¿Hubo escritores reseñados en ST que se quejaron de las reseñas de sus libros?

Sí hubo, la verdad no me enteré. Solo un caso que recuerdo que no llegó a ser una queja, solo dijo que la reseña había sido reduccionista por el tratamiento analítico que se le dio a un personaje de la historia. La verdad que sentí que esa opinión respondía a que el autor había puesto mucho de su vida en ese personaje y el reseñados trató al personaje de ficción como un psicópata. Me causa risa la transferencia que algunos escritores hacen sobre lo que se dice de sus reseñas.

Me imagino que no debe ser fácil la coordinación de la web, ¿qué nos podes contar del trabajo que hacen?

DHmygltXoAIk9T_.jpgEn el comienzo era todo mucho más complicado, yo llevaba y traía libros, algunos llegaban a mi casa y luego los repartía entre los reseñadores. La verdad hubo mucho de físico en esa primera etapa. Ahora tenemos una especie de sede en Palermo donde las editoriales y escritores dejan los libros y también donde los reseñadores pasan a buscarlos. Valentina se encarga de que todo sea más ordenado. Pero también somos como una especie de redacción ambulante donde nos pueden dar libros en presentaciones de libros, ciclos de lectura, o cualquier evento vinculado con la literatura.

¿Cualquiera se puede sumar a reseñar?

Yo no diría que cualquiera. Todo aquel que le apasione la experiencia de lectura más allá del monstruo solemne de la literatura, eso lo que busco siempre. Los texto son muchos más ricos cuando desechamos la idea de ser más piolas que el escritor o que el lector, el análisis es otra cosa, la crítica literaria es otra cosa. Hay mucha gente que critica a ST por ser contemplativo con los libros que se reseñan. Es muy vaga esa crítica, primero porque no creo que hayan leído las 600 y pico de reseñas como para sacar esa conclusión, segundo porque es evidente que esconden un desorden emocional debido a los proyectos que ellos no pudieron sacar a la luz.

Dentro de la Pseudo-contemplación de la que hablan, me imagino que si un reseñador la pasa mal con la lectura del libro puede volcarlo en la reseña, ¿no?

Yo no creo que un reseñador la pase mal con la lectura de un libro. En todo caso si no es de su agrado lo manifestará en la reseña desde un lugar que no apele a un básico Me gustó/No me gustó. Creo que la intelectualidad pasa muchas veces por cruzar lecturas, buscar referencias en otras disciplinas artísticas, hacer relaciones. Creo que hay muchas maneras de ser responsable con el trabajo intelectual.

Sólo Tempestad (4).jpgEl año 2017 se realizó el festejo de las 500 reseñas, ¿cuánto falta para volver a festejar?

Este año no vamos a hacer ninguna locura. No vamos a apurar el número. todo seguirá su curso normal, tendrán que esperar para la cerveza gratis.

¿Hasta dónde piensan llegar con este proyecto?

No hay un destino. Si lo hubiera ya nos hubiera aburrido hace rato hacer ST. Creo que poco a poco vamos a innovar en nuevas formas de hacer llegar el mensaje. Creo que no hay ciencia en eso, somos una web de reseñas de libros, lo novedoso está en la forma, siempre. Creo que esa es una de las características principales de la revista y sobre todo que no se nos agoten las ideas.

Por ahí leí que hay un proyecto editorial en puerta ¿es verdad?

Otra locura que no tiene una fecha de inicio o desarrollo. La idea es poder publicar literatura islandesa, hacer una editorial destinada a un país con una cultura literaria muy profunda, con solo googlear salta a la vista algunos datos interesante. Por ahora es solo una idea a la que voy a adornando con otras ideas. Por lo pronto, solo tenemos el nombre “Olsen Olsen” y las ganas. Ni siquiera estamos seguros de que vaya a tener algo que ver con ST, o sí, no lo sé. Eso es lo atractivo.

Muchas gracias por tu tiempo, Pablo.

Gracias a vos, Esteban.

Ahora, vayamos todos a: www.solotempestad.com

Terror políticamente correcto

por Adrián Giorgio

No puede haber un cuento malo, afirma Di Marco. Una novela puede ser imperfecta, pueden sobrarle ―incluso faltarle― muchas páginas, pero con el cuento es distinto, porque si existe un cuento malo se acerca más a la anécdota, la crónica, la composición, al caso, el retrato psicológico, al prosa poética o la novela resumida.

25 noches de insomnio. Historias que te quitarán el sueño, editada por Bärenhaus, sostiene esta idea. Cada cuento es perfecto en sí mismo. Son breves, oscuros y sombríos, con finales contundentes que nos sorprenden como un derechazo a la mandíbula. Transcurren en escenarios actuales y urbanos, algunos explicitados, incluso, con nombres de las calles porteñas, y personajes fuera de lo normal y otros más fácilmente reconocibles: brujas, vampiros, zombis, necrófagos y licántropos, de los que el autor da cuenta en un intento de homenaje a aquellas historias que lo marcaron de joven.

marcelo-di-marco-25-noches-de-insomnio.jpgLas páginas del libro recorren el terror psicológico, el humor negro y los fenómenos sobrenaturales. El horror se muestra sin vueltas, sin maquillajes, en toda su repugnancia. El hombre se halla corrompido por los pecados capitales y esos vampiros o monstruos han cambiado de piel, pero siguen siendo igual de horribles, aunque se echen encima perfumes de Dior o Armani. En este sentido, el terror de Di Marco es políticamente incorrecto, dice lo que algunos no se animan a expresar. “Uno no puede escribir los correctos sueños de otro”, opina el escritor al respecto.

Las páginas del libro recorren el terror psicológico, el humor negro y los fenómenos sobrenaturales.

A modo de apéndice, cada relato tiene un comentario personal donde Di Marco cuenta detalles de cómo se inventó tal o cual historia (en algunos casos parten de hechos reales que lo tuvieron como protagonista de las acciones).

En conclusión, 25 noches de insomnio. Historias que te quitarán el sueño es una excelente opción para todo aquel que disfruta del género y las buenas historias.

2018 Año del Perro de Tierra

 por Sergio Oms

El Perro es uno de los signos más sociables e idealistas del Zoo Chino. Se caracteriza por poseer un fuerte sentido de justicia y protección. Para los chinos el Perro representa seguridad y lealtad, dos cualidades que este año estarán en alza. El 2018 será sin dudas un año con muchas oportunidades, pero a la vez signado por las cuestiones sociales. La presencia de Perro y su sentido de equidad serán los factores que generen tensión, levantamientos sociales y en donde aparecerán nuevas voces y actores sociales que introducirán medidas poco convencionales pero efectivas.

En términos personales el Perro nos volverá más reflexivos y empáticos para con los otros. Nos sentiremos más solidarios y propulsados a materializar nuestros sueños. Un año con mucho para ganar, pero sobretodo para transformarnos en una versión mejorada de nosotros mismos.

Rata

Según el folclore chino “Las desdichas no vendrán solas” en el año del Perro. Pese a eso será un tiempo muy beneficioso para la Rata. La Energía Agua que aporta la Rama Terrestre de este signo le permitirá fortalecer las relaciones interpersonales y durante este tiempo será la gran mensajera del Zoo. Mucha información pasará a través de ustedes, pero deberá actuar con cautela ya que puede terminar en el medio varios líos si intenta sacar ventajas de la situación. Será un tiempo favorable para aquellos que consideren iniciar su vida en otros lugares, comenzar con nuevos emprendimientos personales o cambiar de trabajo; esto no sólo será conveniente en términos económicos, sino que es muy posible que ocurran ventajas adicionales . Se sentirán más alegres y confiadas ya que el Perro le propondrá explorar nuevos horizontes y refundar vínculos emocionales.

Les dejo estás palabras de Julio Verne (Rata de Tierra) para que los ilumine el 2018

Cuantas cosas han sido negadas un día, solo para convertirse en realidades el siguiente”.

happy HOLIDAYS! and best wishes!.jpgBuey

El año del Perro impactará de manera sistémica en la vida del Buey que se mantendrá en conflicto indirecto durante todo este transito. A pesar de que la salud será un tema en la agenda del Buey, este será un tiempo muy provechoso para concretar proyectos laborales si aprende a trabajar sin intentar imponer su voluntad y tozudez. La Energía Tierra de ambos signos estarán en movimiento y el Perro le propone al Buey la mesura. Es posible que durante este año la balanza se incline negativamente si el Buey se decide a navegar contra la corriente y se obstina en conservar el poder o ir contra los cambios propuestos. Se les aconseja a estos nativos asociarse con el Caballo y el Tigre si quiere cumplir sus objetivos en el año del Perro.

Les dejo estas palabras de Heinz Christian Andersen nacido en el año del Buey:

“Simplemente vivir no es suficiente, dijo la mariposa. Uno debe tener sol, libertad y una pequeña flor”.

Tigre

El año del Perro es un tiempo muy esperado por el Tigre ya que durante este periodo ocurrirán cosas realmente afortunadas. La combinación energética de ambos signos es muy positiva y durante el año del Perro el Tigre se sentirá muy estimulado por el entorno competitivo y las grandes oportunidades que estarán al alcance de su mano. Una época de mucho crecimiento económico acompañado por el éxito para aquellos Tigres le pongan garra a sus proyectos. Los más beneficiados serán los Tigres de Madera ya que la combinación energética del Pilar del Año le permitirá dominar al Elemento Tierra y obtener grandes réditos; pero en líneas generales será un muy buen año para todos los felinos. Una única advertencia reza sobre este tránsito que les recomiendo mantener presente: la emoción de la caza no debe nublar tu juicio.

Disfruten de este tiempo que se avecina. Les dejo unas palabras de Groucho Marx, Tigre de Metal, para que los acompañe en el 2018.

El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido”.

Conejo

El año del Perro será positivo para el Conejo que ha quedado con los nervios bastantes alterados por el Gallo. La profunda relación emocional que ocurre entre el Perro y el Conejo favorecerá a este último. Será este un tiempo fundacional, en donde el Conejo podrá decretar nuevos inicios en todos los aspectos de su vida. Renacer significa también Sanar y durante este transito muchas heridas del pasado sanarán. Un gran año en términos emocionales. En cuanto lo material el año no traerá muchas ganancias por lo que deberá ser mesurado con sus cuentas. Es posible que en el plano laboral ocurran algunas disonancias y puede que los enfrentamientos con colegas o compañeros se conviertan en un obstáculo para alcanzar nuestras metas.

Les dejo una cita de Orson Welles, Conejo de Madera, para que los ilumine en el 2018.

“Estamos solos, vivimos solos y morimos solos. Solo a través del amor y la amistad podemos hacernos la ilusión, por un momento, de que no estamos solos”.

Dragón

Queridos Dragones, el Año del Perro será para ustedes un tiempo de mucho conflicto, sobretodo a nivel emocional. La Energía del Perro está en tensión directa con la del Dragón, quien durante todo este tránsito estará penalizado por el Tai Sui. No es un tiempo favorable ya que ocurrirán problemas inesperados por doquier y puede que muchos de sus planes terminen agotándolo con resultados poco favorables. Este tampoco es un momento en el que resulte conveniente enfrentar a sus enemigos ya que eso puede acarrear una pérdida de posición. Sin embargo no todo resultará tan malo. La presencia del Perro provocará en el Dragón un golpe de humanidad y eso será muy positivo ya que será el germen para crear nuevos lazos. Un tiempo en que las pasiones los dominará y la coraza de escamas caerá. Será muy importante, quizás vital, que a pesar de las circunstancias no se dejen abatir y liberen el “Aliento del Dragón” ya que las palabras que salgan de su boca pueden ser la morada de sus desgracias. Tiempo de expandir las alas, iniciar nuevas vida, mudarse, pero sobretodo para perdonarse.

Les dejo estas palabras de Salvador Dalí (Dragón de Madera) para que los acompañe el 2018

“La inteligencia sin ambición es un pájaro sin alas”.

Serpiente

El Año del Perro le presenta nuevas oportunidades a la Serpiente que atravesarán por un momento de expansión durante el reinado del can. Muchos de los proyectos que se iniciaron durante el Año del Gallo le exigen ahora máxima dedicación para recoger los mejores frutos. Es muy importante que tengan en cuenta que aquellos trabajos, proyectos o emprendimientos en curso se finalicen durante este tránsito. Cualquier cosa que quede sin finalizar continuará así.

La Serpiente durante esta etapa deberá prestarle atención a su salud (sobretodo con su sistema urinario) y a su seguridad personal, ya que puede sufrir pérdidas materiales. Pese a esto les espera un gran año por delante.

Les dejo estas palabras de Edgar Allan Poe (Serpiente de Tierra) para que los acompañe el 2018

“El único medio de conservar el hombre su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella”.

Caballo

Sin lugar a dudas el Año del Perro tendrá un impacto muy positivo en la vida del Caballo. Este será un tiempo en que las combinaciones energéticas entre ambos signos se tornan favorables y el entorno del Caballo se vuelve extremadamente productivo. Será un muy buen año lleno de oportunidades, méritos académicos, y en donde el Caballo podrá obtener el trabajo que deseaba. Durante esta etapa la presencia del Perro eleva la autoestima del Caballo y su voz será escuchada por personas importantes que lo tendrán en cuenta para futuros proyectos. El 2018 traerá cambios que perdurarán mucho tiempo en la vida del Caballo. Dicen que todo final es un comienzo, quizás este sea también un Despertar.

Les dejo esta cita de Alexander Solzhenitsyn (Caballo de Tierra) para que los ilumine en el 2018

“No todo asume un nombre. Algunas cosas van más allá de las palabras”.

Cabra

El Año del Perro abrirá nuevos horizontes en la vida de la Cabra. Será un año difícil, pero no por eso malo en términos generales. Este un tiempo en el que la Energía del Perro provocará cambios en la percepción emocional de la Cabra y es posible que afloren inseguridades y atraviesen por diferentes facetas que las obligará a aislarse en su hogar. Es importante que las Cabras tengan en claro que mucho de las motivaciones que les generan este estado son transitorias; por lo cual

generar pensamientos negativos puede provocarles un costo elevado. Si las amistades y afectos se muestran distantes en vez de pensar en que algo ocurrió retome los vínculos y recuérdeles lo mucho que extraña su presencia. La esencia del 2018 está ahí y es allí donde la Cabra encontrará los mayores réditos. Una época para apelar a la diplomacia y descubrirse nuevamente.

Les comparto estas palabras de Miguel de Cervantes (Cabra de Fuego) para que los acompañe el 2018.

“Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama”.

Mono

El Año del Perro traerá alegrías y muchas oportunidades a la vida del Mono. Será un año excelente en términos generales en donde el Mono encontrará el reconocimiento que estaba esperando, pero sobretodo una época en la que no falten aventuras. La combinación energética del Perro y el Mono hacen de este dúo chiflado un tiempo más que estimulante. Sin embargo durante este transito el Mono deberá no confiar puramente en la suerte ya que la fortuna cambiará constantemente alterando todos sus planes. Estos cambios también ocurrirán a nivel emocional y producirá cambios en su orden de afectos y prioridades. Es posible que la consecuencia final de estos cambios le termine revelando a través de la desilusión en qué y como se equivocó.

Les comparto estas palabras de Charles Dickens (Mono de Agua) para que los acompañe el 2018

El corazón humano es un instrumento de muchas cuerdas; el perfecto conocedor de los hombres las sabe hacer vibrar todas, como un buen músico”.

logo.jpg

 Gallo

Después de atravesar por su propio año el Gallo deberá emprender el regreso astral en el Año del Perro. Será un año agridulce en el que el Gallo no deberá dejarse abatir. Si bien es sabido que la relación entre el Gallo y el Perro suele ser pobre, la energía del Perro de Tierra (el más conservador del ciclo) acompañará positivamente el recorrido del Gallo. En términos económicos los proyectos ocurrirán con mayor facilidad que en otras ocasiones, se prevén viajes y encuentros con los afectos. Todo eso traerá alegría al Gallo, pero en el reverso de la moneda, la Energía del Perro afecta el corazón del Gallo y es posible que ocurran desdichas y afloren preocupaciones. Sin embargo la experiencia de estas situaciones aportarán matices que se transformarán en sabiduría y podrá recuperarse de estos reveses con grandes éxitos.

Les comparto esta cita de Sidonie Colette para que los ilumine en el 2018

“Cuando se es amado, no se duda nada. Cuando se ama se duda de todo”.

Perro

Atravesar el ben ming nián (el año propio) supone una gran experiencia, muchas veces difícil y dolorosa. Sin embargo, el Perro espera con ansias su propio año ya que sabe que comenzará un nuevo ciclo. Desde hace un tiempo, pero sobretodo los últimos dos años, el Perro se viene preparando para renacer con la fuerza de la primavera. Será un año muy intenso, en donde el Perro podrá expresar con gran capacidad sus puntos de vista e impresionar a aquellos cuyas opiniones importan. Una época dorada que se inicia, en donde escasean los problemas de salud y en el que podrá recuperar la confianza perdida. No será igual de bueno en términos económicos y quizás eso sea lo mejor para este signo que siempre prioriza lo humano a lo material. Año de grandes gratificaciones en el que Perro recibirá no sólo el reconocimiento, sino también la llegada de nuevos seres a la familia cósmica. Que el Tao les sea favorable y a ladrar por las injusticias.

Les dejo estas palabras de Garcia Lorca para que los acompañe el 2018

El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida”.

Cerdo

El Año del Perro no será demasiado benévolo con el buen Cerdo, pero servirá de base para planificar sus proyectos con una visión más realista y menos soñadora. Este es un tiempo frustrante para el Cerdo, el cual se sentirá muy decepcionado si espera demasiado de los demás o que las condiciones sean favorables. El Perro tenderá a enfrentar al Cerdo con la realidad que lo rodea y eso traerá dificultades ya que muchos de estos problemas son el resultado de descuidos o errores de juicio pasados. La presencia del Perro en este sentido puede generar mucho desorden en el chiquero por lo que el Cerdo deberá aprender a aceptar las críticas de un modo constructivo si quiere comenzar su año con el pie derecho. Tiempos difíciles pero no tan malos si es capaz de dejar de lado los rencores y asumir la parte que le corresponde.

Les comparto una cita de Ernest Hemingway (Cerdo de Tierra) para que los acompañe el 2018

“Ahora no es el momento de penar en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo que hay”.

Mario Castañeda es Goku

por Narciso Rossi

Mario Castañeda es mexicano, actor, locutor, director de doblaje, y uno de los dobladores más famosos de la industria latinoamericana. Es casi imposible no haber escuchado su voz alguna vez. Podemos reconocerlo en las voces latinas de Bruce Willis, Jim Carrey, Mel Gibson, Tom Hanks, Jakie Chan y muchos más.

Hablamos con Mario sobre su trabajo, sus proyectos y sobre las voces que lo llevaron a la fama.

mario-castaneda-462481mp3_462482.pngNR: ¿Cómo es el proceso de Doblaje? ¿Trabajan en grupos, o de forma aislada, repiten escenas o después de cierto grado de profesionalismo no es necesario?

MC: El proceso de Doblaje empieza mucho antes de llegar al estudio de grabación. Se establecen contactos con clientes que envían trabajo. Se seleccionan Directores y Traductores, se elaboran copias de trabajo. Se selecciona al elenco en conjunto con el departamento de Producción y Talento. Se dan los llamados a Actrices y Actores y por fin se llega al estudio.

Actualmente se graba personaje por personaje a diferencio de hace años en que se grababan todos los personajes juntos por falta de canales de grabación. Hacerlo así mejora la mezcla final.

Los actores llegan a la hora que fueron llamados y conocen por primera vez el proyecto que van a grabar, lo escuchan, lo miran y lo ensayan una vez… y lo graban. Es un trabajo muy especializado y el nivel de expertice es muy elevado. Se trabaja contra reloj por las fechas de entrega que marca el cliente. Los “loops”, como llamamos a cada segmento de grabación en Doblaje (15 segundos o 25 palabras lo que suceda primero), se graban las veces que es necesario hasta que la toma queda perfecta.

NR: ¿Cuál considerás que es el mayor logro que te dio el doblaje?

MC: El mayor logro que me da mi trabajo es sentirme realizado como persona y como profesional. Cada día me siento satisfecho por lo que hago, no tiene que ser algo especial, de hecho TODO es especial. Siempre igual pero siempre diferente. Soy muy afortunado.

NR: Empezaste a trabajar siendo muy chico. Si mirás ahora hacia atrás, ¿Qué destacás o extrañás del recorrido que queda en tus espaldas?

MC: Yo encontré mi vocación a los 17 años y comencé a grabar hasta que terminé la carrera de Arte Dramático a los 20 años. No sé si tengo una gran carrera a mis espaldas, lo que sé es que realizo mi trabajo con el 100% de mi conocimiento; con pasión, con amor y entrega. Nunca extraño nada ni a nadie. Estoy feliz y completo, y todo me gusta… amo mi trabajo.

 

 

 

NR: Además de algunos personajes, que es lo que uno ve, lo cierto es que te encargás de hacer el doblaje de determinados actores. ¿Cómo trabajas la voz en estos casos? ¿Usas un mismo tono cada vez que doblas a Jim Carrey y otro cada vez que doblas a Bruce Willis, por ejemplo? ¿Hay tips que escuchas en la voz de los actores y los reproduces en tu trabajo?

MC: Básicamente no cambio la voz como si la voz fuera la herramienta que utilizo para trabajar. Trabajo con todo el cuerpo. De hecho en el Doblaje la voz es lo menos importante. Lo que se escucha diferente es el resultado de las emociones que manejan los personajes que interpretan los Actores que doblo. Y por supuesto la gente de Doblaje “leemos” las emociones de los personajes para entender lo que están sintiendo y para saber que procesos internos debemos seguir para re-interpretarlos.

128162.jpgNR: Una serie del recuerdo es Los años maravillosos. Tu voz es la de un Kevin adulto, a modo de narrador, contando sus años escolares. Ya que no hay un trabajo de coordinación entre tu voz y lo que se ve, ¿fue ese un trabajo más libre de alguna manera?

MC: Sí. Libre de la sincronía de labios, pero no de los ritmos y tiempos en los que el personaje hablaba. Hay un diseño de audio y la voz juega un papel importante en este diseño, por lo tanto un actor no puedo hacer lo que quiera, debe seguir el trabajo en equipo que realizan todos los personajes para no romper el ritmo y las interpretaciones de los demás personajes.

NR: Antes de ir a Goku, entremos por el animé en general. Te escuché antes decir que tenías un poco de miedo al animé, ¿a qué se debe? ¿qué diferencia hay entre este el anime y otras series de animación o películas?

MC: Nunca he dicho que le tenga miedo al anime. Lo que he dicho es que grabar anime es complicado y me daba flojera grabarlo porque tienes que mirarlo todo el tiempo debido a lo fuera de sincronía que esta hecho; prefería grabar cosas menos complicadas. El anime es diferente a otras animaciones por el estilo de interpretación de los seiyuus que es muy intenso, diríamos “exagerado” desde el punto de alguien occidental.

NR: Durante mucho tiempo los actores de doblaje permanecieron en el anonimato. Uno no buscaba, o no tenía cómo buscar, quién estaba detrás de la voz de tal o cual personaje. Con internet todo eso cambia y los actores de doblaje salen a la luz. ¿Se pierde algo de la magia original en esta nueva era? ¿Cómo reaccionan los fans al descubrir que hay otras
personas detrás de lo que veían o ven?

MC: Evidentemente parte de la magia del Doblaje era no saber quién lo grababa. No había forma de relacionar al doblaje con nombres, rostros. Pero esa magia la rompieron los fans al tener acceso, vía internet, a la información de los Actores. No creo que los fans no supieran que había Actrices y Actores grabando las voces que escuchaban, pero no los conocían. Y ahora los fans han creado un principio de Star System al sacar a los Actores del anonimato; su reacción es de admiración al conocer nombre, rostro y datos de sus voces favoritas.

Mario.jpgNR: En los últimos capítulos de Dragon Ball, el pequeño Goku crece y con el cambio de apariencia hay un cambio de voz. Ahí es donde entras tú. Pero desde siempre tu voz ya aparecía en el opening latino de la serie y no estabas al tanto. ¿Esto es así? Y por otro lado, ¿cómo fue encarar un Goku adulto? Es decir, tomar la voz del personaje principal una vez que ya estaba avanzada la serie?

MC: Claro que estaba al tanto, digo, ¡yo lo grabé! Pero como muchas cosas que hago no es algo que me ocupe como para tenerlo presente todo el tiempo. No lo relacionaba al hecho de trabajar en la serie como lo es grabar alguno de los personajes. A lo que me refiero cuando lo comento es que no cobré todos y cada uno de los capítulos como debería haberlos cobrado… Lo grabé una sólo vez y me desentendí…

En cuanto al Goku adulto obviamente que tenía que estar basado en el trabajo que había realizado Laura Torres, la voz de Goku niño… No puedes aparecer de pronto y borrar todo el recuerdo de la infancia. Mi trabajo fue revisar y entender el trabajo de Laura para que el personaje no cambiara…

NR: Pasó algo muy curioso en Japón justamente cuando se da este crecimiento de Goku. ¿Puedes contarnos bien cómo fue eso? ¿Qué diferencias hay entre el público japonés y el de Latinoamérica? ¿Piensas que el público tiene poder de decisión?

MC: En Japón no cambió la voz de Goku al momento de crecer, como cambió en el resto el mundo donde la serie se dobla. La gente no estuvo de acuerdo y prefirieron dejar de ver la serie que aceptar el cambio. El público japonés sabe que tiene este poder, y aparentemente Latinoamérica apenas lo está descubriendo. El público tiene mucho poder… pero no lo sabe.

NR: Además de doblador, eres director de doblaje. ¿Qué área es la que más te gusta o en la que te sientes más cómodo y por qué?

MC: Yo soy Actor. Además dirijo Doblaje, como Locutor grabo spots publicitarios, audiovisuales, he sido la voz oficial de varios canales de TV, doy conferencias, talleres y presentaciones personales, tengo con René García un canal de YouTube… Pero yo soy Actor… Podría dejarlo todo y si sólo trabajara como Actor sería feliz…

NR: Te escuché hablando sobre la importancia del director de doblaje. En esa entrevista me llamó la atención que dabas el ejemplo de “What happening?” y por qué no se debería doblar como “¿Qué sucede?” o “¿Qué ocurre” porque puedes decir “¿Qué pasa?”. ¿De quién es la responsabilidad en estos casos? ¿Y por qué crees que se dan?

MC: El Director de diálogos en Doblaje es el último filtro que cuida que la calidad de la traducción y la interpretación sea optima. La responsabilidad de la traducción y adaptación para Doblaje es del traductor, pero puede haber errores y al final será el director quien los detecte y corrija.

El Doblaje no es perfecto, pero es perfectible y es un trabajo de equipo. Director, Traductor, Actores e Ingeniero trabajan juntos para lograr el estándar de calidad de la Industria Mexicana de Doblaje. Sencillamente es gente haciendo su trabajo.

Grandes putas made in Hollywood – primera parte

por Emiliano Román 

“Me llaman calle, me llaman calle,
calle sufrida, calle perdida de tanto amar”.
Manu Chao

La palabra puta es, tal vez, el insulto más popular de la lengua castellana. Primeramente fue un intento degradatorio y de estigmatización hacia la mujeres que se dedicaban al oficio de la prostitución. Luego se fue generalizando y se refiere a cualquier mujer que esboce gestos de libertad sexual y estética frente a los mandatos patriarcales. Intentar abolirla o censurarla del lenguaje le daría más consistencia a la hora de querer agraviarlas. Por eso, es necesario un camino deconstructivo que más que injuriante debe ser empoderante, que implique una resignificación desde el punto de vista teórico, político y estético. Puta ya no es una vergüenza sino un signo de libertad. Esta reinvención no debe perder de vista a las trabajadoras sexuales, quienes son las que viven el estigma y la marginación cotidianamente.

Las putas existen desde que el mundo es mundo y desde que el cine es cine. Se suele llamar a la prostitución como “el oficio más antiguo del mundo”, más allá del mito, hay versiones que ya en la antigua Mesopotamia las mujeres eran obligadas a prostituirse como signo de hospitalidad ante visitantes extranjeros.

El tema en el cine fue representado desde sus comienzos mudos, ya en 1913 Traffic in Souls (George Loane Tucker), abordaba la cuestión de la trata, pero esos seres marginados y atractivos siguieron siendo el objeto de fascinación de los realizadores hasta el día de hoy, con las esclavas sexuales futuristas en la distópica Blad Runner 2049 (Dennis Villanueve, 2017).

El presente escrito es un recorrido cronológico por aquellas putas que han trascendido la pantalla y dejaron marcas en el inconsciente colectivo. Hollywood es la meca del cine, la industria del entretenimiento por excelencia. Refleja realidades pero que también las genera, es un dispositivo para construir subjetividades, desde valores morales y prejuicios estéticos. Tal es así que desde 1934 hasta 1968 rigió el absurdo código Hays, un manifiesto que tenía reglas restrictivas sobre lo que se podía ver o no en las pantallas. Un intento moralizante de conservar el carácter sagrado del matrimonio y la familia y evitar escenas sexuales que despierten algún tipo de emoción en los espectadores. Las putas fueron las primeras en caer en la censura, por eso los directores se las ingeniaban para mostrarlas desde detalles muy sutiles o leerlas entre líneas.

Más adelante con la caída de este código y el nacimiento del cine independiente, podemos ver que las producciones norteamericanas comenzaron a contar historias más jugadas, menos edulcoradas y con más presencia en la profundidad psíquica de los personajes.

El recorrido lo iniciaremos desde el nacimiento del cine sonoro hasta la actualidad, y tendremos las más diversas putas, desde las putas de buen corazón, hasta las putas frías y calculadoras, desde las que ejercen la prostitución por extrema necesidad o desesperación hasta las que lo hacen por decisión personal o alguna causa determinada. Es un recorte, una selección, sería imposible abarcar en un formato como este a todas esas mujerzuelas que nos han fascinado desde la pantalla grande.

El término PUTA se fue generalizando y se refiere a cualquier mujer que esboce gestos de libertad sexual y estética frente a los mandatos patriarcales

Marlene Dietrich en “Fatalidad” (Josef von Sternberg, 1931)

Marlene Dietrich - Fatalidad.jpgPara 1930, el gran ícono alemán Marlene Dietrich, desembarca en Hollywood de la mano del realizador Josef von Sternberg, con el cual, debido a su aspecto de femme fatal, ya había interpretado a varias putas. Ahora, la erótica blonda andrógina, uno de los primeros seres queer que habitaron el mundo del espectáculo, encarna a Marie, una viuda de un oficial caído en la I Guerra Mundial, que debe ejercer la prostitución para sobrevivir. Por su belleza e inteligencia es contratada como agente por el servicio secreto austríaco para seducir a posibles traidores. Son varios los que muerden el anzuelo de esta puta tentadora, hasta que se encuentra con un coronel ruso del cual se termina enamorando y lo deja escapar. Un mirada machista, que pone a cuestionar la supuesta lealtad de la mujer. Por más fría y calculadora que se muestre, a la larga su condición femenina la hará debilitar y traicionará la causa. Por eso la terminan ejecutando, porque puta muerta, puta redimida.

Joan Crawford en “Bajo la Lluvia” (Lewis Milestone, 1932)

Joan Crawford - Bajo la lluvia.jpgPara comienzos de los años treinta, Joan Crawford era una de las chicas del momento. Aquí interpreta a Sadie, una prostituta que convive en una posada con un grupo de personas que están varadas temporalmente en una isla. Entre quienes se encuentra un predicador con influencias políticas, que se obsesiona con ella obligándola a redimirse, a costa de cualquier sacrificio. Sally es adorable, divertida y arrabalera, baila y se pavonea con los marineros del lugar, pero el encuentro con el pastor fundamentalista le inyecta una sobredosis de culpa y represión que la deja en estado catatónico. La película en su momento fue subversiva al denunciar la hipocresía, opresión y manipulación del patriarcado religioso. El costo fue caro, la sociedad no estaba preparada para tal cuestionamiento, la sintió ofensiva hacia las buenas costumbres y fue censurada, aunque con el tiempo se la consideró de culto y uno de los mejores trabajos de la Crawford en su notable carrera.

Greta Garbo en “La dama de las camelias” (George Cuckor, 1936)

greta garbo la dama de las camelias.jpgSi existió en el cine una estrella mítica, fue Greta Garbo, con un aspecto gélido y un halo misterioso, la actriz sueca siempre se mostró inabarcable. Ha interpretado numerosos papeles, pero sin dudas el de puta fina le calzaba como anillo al dedo. Como lo es en la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Alejandro Dumas. Allí es Marguerite, la bella cortesana del París en 1847. Como buena puta de lujo, frecuentaba las fiestas de la alta sociedad. Padecía de agobios económicos debido a su alto nivel de vida, aunque nunca faltaba un aristócrata dispuesto a pagarles sus caprichos. La historia es un desgarrador melodrama romántico, donde ella enferma de tuberculosis y debe renunciar al amor de un hombre más joven en pos del pedido del padre de este, nuevamente el patriarcado aparece como sancionador del “pecado” femenino. La redención aquí viene de la mano del sacrificio y la muerte. Tuberculosa y agonizante, la Garbo jamás pierde belleza y glamour, hasta ofrece uno de las escenas finales más emblemáticas de la historia del cine: muere en brazos de su amado.

Claire Trevor en “La diligencia” (John Ford, 1939)

Claire Trevor - la diligencia.jpgIcónico film western que refleja la hipocresía y doble moral de la sociedad americana. Dallas es una prostituta que ha sido expulsada del pueblo por parte de unas damas indignadas con su vergonzosa vida mundana. El viaje es largo y peligroso en una diligencia que debe compartir con otros personajes bastantes distintos. Ella es estigmatizada por el resto de los pasajeros pero no deja de ser gentil y amable. El único que la acepta e integra es un forajido. Logra redimirse cuando ayuda a la pasajera embrazada, se hace cargo del parto y cuida de la recién nacida. En las expresiones de su rostro se refleja el instinto maternal, este rasgo la exculpa, como si la maternidad sería el don absoluto de una mujer que perdonaría todos sus pecados. A partir de ahí, el fugitivo le pide casamiento y le ofrece huir juntos. Él no la juzga, no le importa su pasado, solo ve en ella un buen corazón y belleza. Ambos encuentran en el otro el trayecto para una vida feliz y la redención de sus pasados.

Vivien Leigh en “El puente de Waterloo” (Mervyn LeRoy, 1940)

Vivien Leigh - El puente de Waterloo.jpgVivien Leigh, una de las actrices más bellas y talentosas que nos ha dado el cine, también hizo de puta. Debiendo sortear la cerrada censura del código Hays, esta película es un oscuro melodrama con la guerra como telón de fondo. En un inmenso flashback, Myra es una virginal bailarina que se enamora de un capitán que va a la guerra, lo da por muerto y sin posibilidades laborales, la desesperación la lleva a prostituirse. El principal conflicto interno aparece cuando él regresa vivo, le ofrece casamiento y le presenta a su burguesa familia, quienes la tratan muy bien y reconocen que tenían prejuicios porque ella era bailarina. El remordimiento de Myra neutraliza su deseo y decide marcharse con un dolor existencial tan garrafal que la lleva a suicidarse. Dos cuestiones: por un lado pareciera que el único camino de salvación para una mujer sería el amor romántico y por el otro, la culpa y el sacrificio como destino ineludible a la redención.

Ingrid Bergman en “Notorious” (Alfred Hitchcock, 1946)

Ingrid Bergman  - Notorious.jpgLa puta no necesariamente revolea la cartera en la calle, o es una chica de burdel, o tampoco recibe dinero por parte de su cliente. Se lo puede ser por una causa y sí el motivo es la patria se estaría libre de culpa. La otra gran estrella sueca, Ingrid Bergman interpreta a Alicia, a quien se le propone ser espía de una célula nazi en Brasil y para ello debe enamorar, acostarse y hasta contraer matrimonio con uno de sus líderes y así sacar la mayor información posible. Al igual que la Dietrich se enamora de un caballero, pero esta vez es de un agente americano que es parte del mismo bando, quién sería el salvador que la rescataría del enemigo. Parece que la doble moral del patriarcado dice que ser puta por una causa nacional no solo no es condenable, sino que también sería heroico.

Jane Russell en “La rebeldía de la Sra. Stover” (Raoul Walsh, 1956)

Jane Russell - La rebeldia Sra Stover.jpgRaoul Walsh aborda el tema desde un lugar distinto con la influencia de un feminismo velado, tal vez sin proponérselo. El símbolo sexual Jane Russell personifica a Mamie, una joven que se va a Honolulu, en plena II Guerra Mundial, para trabajar de puta y hacerse unos cuantos dólares, con el fin de ayudar a su familia que siempre sufrió la discriminación de la sociedad americana. Ella no tiene ningún tipo de planteos morales, solo quiere ese objetivo. En el trayecto se enamora de Jim, un escritor militar a quien sí le hace ruido la forma de ganarse la vida de su amada. En medio del bombardeo del Pearl Harbor, él debe ir a combatir y le pide que deje el cabaret para ser exclusivamente suya. Ella lo promete pero le salen nuevas oportunidades de puta, las cuales no rechaza. Lo que provocó que más tarde que Jim la abandone, Mamie llora un poco, pero no cedió al amor romántico, ni necesito redimirse. Una vez cumplida su meta, vuelve empoderada a visitar a sus padres.

Marilyn Monroe en “Bus Stop” (Joshua Logan, 1956)

Marilyn Monroe -bus stop.jpgEl ícono sexual de todos los tiempos, Marilyn Monroe, protagoniza esta ligera comedia romántica donde es hasta gracioso como la película da cientos de vueltas para evitar decir que es una puta, aunque la presente como tal. Cherie es una ingenua campesina, cuyo sueño es llegar a Hollywood, trabaja como cabaretera en un club nocturno de mala muerte, el cual se llena de vaqueros. Una noche llega un joven inexperto e impulsivo que ni bien la ve le propone casamiento sin importar la respuesta de ella. El niega la mala reputación de Cherie, hasta termina secuestrándola. Maquillada de amor romántico, la historia devela un machismo recalcitrante. Bajo el aspecto de torpeza simpática, el sujeto es un acosador que la zamarrea y la humilla constantemente, él debe tener el objeto sexual que se le antoje. Ella finalmente cede porque al parecer nunca nadie la había tratado tan bien, a pesar de ser medio violento. Vuelve al campo con él y renuncia a sus sueños en pos del amor. El supuesto final feliz, incluye la redención a cualquier costo.

Susan Hayward en “La que no quería morir” (Robert Wise, 1958)

Susan Hayward - La que no quería morir.jpgAhora si a alguien se le acusa de asesinato y encima tiene un pasado de dudosa reputación, lo más probable es que su destino sea la pena capital. Esta película reconstruye el famoso caso de Barbara Graham, una mujer que es sentenciada a la cámara de gas por haber asesinado a una anciana. Susan Hayward encarna a esta prostituta “asesina” que se paseaba por bares y fiestas hasta que la detienen por el supuesto homicidio. El film infiere la inocencia de Graham y resulta un alegato cuestionador a la pena de muerte. Hayward con esta notable actuación se gana el Oscar a la mejor actriz, porque parece que a Hollywood le encanta premiar a actrices que hacen de putas y sobre todo si se redimen con la muerte.

Elizabeth Taylor en “Una mujer marcada” (Daniel Mann, 1960)

Elizabteh Taylor - Una mujer marcada.jpgOtra puta muerta premiada con el Oscar, es nada más y nada menos que uno de los grandes mitos de Hollywood: Elizabeth Taylor. Gloria es una puta bastante alcohólica y con rumbo perdido, que frecuenta señores adinerados. Se enamora de Weston, un cliente casado con buen pasar y está punto de dejar todo en pos del amor salvador, inclusive su tratamiento psicológico. Con un pasado traumático, donde fue abusada de niña por un padrastro pero que confiesa que a ella le gustaba, desiste de entregar su vida a Weston y huye. En la fuga, se estrella con el auto y muere. Como se resistió a redimirse, gracias a un varón que la rescate, termina trágicamente. De alguna manera había que salvarla de su vida “inmoral”.

Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany (Blake Edwards, 1961)

Audrey Hepburn - Desayuno en Tiffany.jpgUn ángel también puede ser puta, si hay dudas solo basta con ver a Audrey en este film. Holly es una desenfadada chica buscavidas que utiliza sus encantos para acompañar a señores adinerados. Su meta es casarse con un millonario. Paul, un escritor vecino se fascina con ella y ocupa durante casi todo el relato un rol pasivo frente al avasallamiento de la joven. Es ella la que maneja los hilos del deseo masculino. La cinta es una adaptación libre de la novela de Truman Capote, y Hollywood no pierde la oportunidad para darle una vuelta y un punto de vista patriarcal. En la obra literaria, no hay vínculo amoroso, sino de amistad (él claramente homosexual). Para despejar dudas, el film lo heterosexualiza, enamorándose de ella y también viviendo de una mujer mayor, es decir, que ambos utilizan la prostitución como medio de vida. En el libro Holly no renuncia a su alocada vida, mientras que en la película, Paul puede tomar, sobre el final, un papel activo y le pide a ella que le pertenezca, como signo de amor y clave de la felicidad. Holly termina cediendo, en un final feliz hétero patriarcal.

Shirley McLaine en “Irma la dulce” (Billi Wilder, 1963)

Shirley Mc Laine - Irma la dulce.jpg

Volvemos al endulcorado cuento de hadas, aunque por momentos es menos naif de lo que aparenta. Irma, representada en el cuerpo de una genial Shirley McLaine, es una bella y descocada puta de las calles, siempre con su perrita a cuesta y vestida de verde manzana, debe lidiar con su opresor proxeneta, hasta que conoce a un policía, con quien entabla de a poco una relación amorosa y lo nombra su chulo. Lo interesante, en la primera parte, es la posición subjetiva de Irma, su trabajo es una elección personal, lo considera su carrera y critica a su madre (también puta), por haber dejado todo detrás de un varón, también advierte que 8 de cada 9 clientes la quieren rescatar, como si hubiese una buena y una mala vida. Como toda comedia romántica, la trama va dando varios giros, desencadenando en la boda con el policía y lo que al principio fue subversivo, termina siendo moralizador.

Jane Fonda en “Klute” (Alan J. Pakula, 1971)

Jane Fonda - Klute.jpgUn thriller paranoico que por la honestidad y lucidez con que aborda la cuestión de la prostitución, rompe con todos los convencionalismos con los que se había tratado el tema hasta el momento. Jane Fonda se adueña de la historia en su papel de Bree, logrando uno de los retratos más sensibles y deconstructivos de ser una puta. Mientras hace castings para modelo y actriz se gana la vida como trabajadora sexual, que no le va nada mal. Son magníficas las escenas de sus sesiones psicoanalíticas, donde la analista apuesta a su subjetividad nada moralizante y la interviene desde la pregunta sobre cuál es la diferencia entre ser prostituta, modelo y actriz. En el medio una serie de asesinatos de putas, hace que se relacione con el detective que tiene a su cargo resolver el caso. Se enamoran, pero no desde el lugar del amor romántico, sino desde el deseo. Ella tiene claro que son muy distintos y que no funciona en el modelo de pareja hegemónico. Cuando termina le dice a su analista que se muda con él a otra ciudad, pero no sabe por cuánto tiempo, tal vez la semana que viene esté de vuelta. El descomunal trabajo de Fonda, le valió su primer Oscar.

Liza Minelli en Cabaret (Bob Fosse, 1972)

Liza Minelli - Cabaret.jpgSe estrena en los cines la adaptación del musical Cabaret. Sally es una chica alegre y talentosa que trabaja de puta en un club nocturno de Berlín en los albores del nazismo. Llega un joven inglés, que primeramente establece una amistad con Sally y luego se enamoran. Ella queda embarazada pero no se sabe quién es el padre. El está dispuesto en aceptar la paternidad y llevarla a Londres en pos de una vida familiar. Cuando todo va encaminado hacía la redención de su “mundana” vida, Sally decide abortar y no resignar sus sueños de ser actriz. Una película tan aclamada como valiente, aborda temas como la prostitución, el aborto, la bisexualidad, la poligamia y el nazismo desde un punto de vista subversivo. Liza Minelli está tan brillante que se lleva un Oscar.

Jodie Foster en Taxi Driver (Martín Scorsese,1976)

Jodie Foster - taxi driver.jpgScorsese, nos regala una de sus primeras Obras Maestras. En la misma, una adolescente Jodie Foster, se personifica en la piel de Iris, en un papel secundario pero determinante para la trama. Acá el cine pone sobre el tapete la prostitución infantil. Iris, tenía tan solo 12 años, vivía de puta por las calles de New York, casi esclavizada por un proxeneta, en medio de matones, violencia y adicciones. La niña había escapado de su casa y estaba enamorada de su pedófilo y perverso amo. Un taxista facho y paranoico que quería limpiar la ciudad de mugres como putas, maricas y drogadictos, se la encuentra y ofrece rescatarla. Ella con una personalidad avasallante se niega, pero él decide acribillar a su chulo y a todos los gángsters que estaban detrás de esta explotación. Aquí sí podemos decir que Iris fue rescatada, aunque de manera enferma, de algo que por su edad, no tenía el psiquismo preparado para moverse en ese ambiente de tanta pulsión de muerte.

Brooke Shields en “Niña bonita” (Louis Mallle, 1978)

Brooke Shields - Niña bonitaSe vuelve a abordar el tema de la prostitución infantil. Brooke Shields es Violet, una preciosa y curiosa niña que creció junto a su madre (Susan Sarandon), en una casa de putas, comandada por una madama, en Nueva Orleans por el año 1917, donde se celebraban banquetes y tertulias dentro de un ambiente familiar. Para ella, el trabajo sexual es natural, está ansiosa por empezar a ejercerlo pero todavía es virgen. Al ser tan bella y codiciada, su virginidad es rematada ante unos caballeros que no dudan en subir la apuesta. Violet no recibió educación formal, sus aprendizajes tienen que ver con el arte de la seducción, la única manera de salir de ese burdel es con un cliente dispuesto a casarse con ellas y hacerse cargo de sus hijos. La niña se identifica en todo con su madre, una vez que esta se va a vivir en pareja con un señor, la pequeña hace lo mismo con un fotógrafo mucho mayor que ella. La historia pone de relieve como la trata y la pedofilia era algo naturalizado a principios de siglo y no había otra opción de mundo para los niños criados en estos prostíbulos.

Nancy Allen - Vestida para matar.jpgNancy Allen en “Vestida para matar” (Brian de Palma, 1980)

En este hitchcockiano y pertubador thriller, Liz es una bella puta vestida con ropa de erótica de encaje y maquillaje sugerente, quien es el objetivo de una trans, asesina en serie. Liz había sido testigo de un macabro asesinato, su prontuario de prostituta, la convertía automáticamente en sospechosa. Su oficio de puta, también lo utiliza como una causa, para ir develando el misterio en cual está envuelta. Su personaje aparece como la contrafigura de la mujer asesinada, una burguesa insatisfecha que recorre museos pero con una libido tan reprimida como pujante, Liz al contario, disfruta de la sexualidad que le ofrece ser una puta de alto nivel.

 

Barbara Hershey - La ultima tentacion de  cristo.jpgBarbara Hershey en “La última tentación de Cristo” (Martín Scorsese, 1988)

Hasta la Santa Biblia nos aportó putas inolvidables. El caso más famoso es María Magdalena, aunque hay debates si su pasado pecaminoso se debe a haber sido prostituta o adúltera. La cosa, es que fue una puta la que tuvo el privilegio de ser la primera persona de ver a Jesús resucitado. En el cine hay muchas actrices que la personificaron, que van desde Anne Brancroft hasta Monica Belucci. Pero es Barbara Hershey quien la interpreta como una verdadera ramera, en esta controvertida y censurada película. La pecadora y fiestera mujer, no dudaba en usar todos sus encantos sexuales para seducir al mesías. Al ser salvada por este de ser apedreada, decide redimirse, pero la pasión entre ellos no parece haberse apagado, tal es así que en plena crucifixión, el hijo de Dios tiene la fantasía de ser un hombre mortal, tener sexo con ella y formar una familia, claro que en ese onirismo, la ex puta es usada por Satanás para que este traicione a su padre y muere estando embarazada.

 

En la próxima edición seguiremos transitando por las calles de las putas, pero ya desde el cine contemporáneo.

Lo siniestro y lo femenino. Intensidades e identidades en el universo Atwood

por Iván Paz

“la muerte es el enemigo. la muerte es contra lo que cabalgo con la espada envainada y el pelo flotando al viento”.
Virginia Woolf

El nombre de Margaret Atwood, consagradísima escritora, no es ajeno para todos aquellos fanáticos de la literatura, y nunca necesitó de los medios audiovisuales para logar su merecido reconocimiento. Sin embargo, este año la pantalla nos regaló, por medio de nuestras queridas (y cada vez más indispensables) plataformas de streaming, dos adaptaciones de sus obras que dieron y seguirán dando mucho que decir. La primera de ellas, amadrinada por Hulu, fue The Handmaid’s Tale, basada en la homónima novela de Atwood publicada en 1985. De la mano del esperado advenimiento de la segunda temporada de Stranger Things y de todas aquellas otras series que le dan fundamento a nuestra seriefilia, The Handmaid’s Tale es considerada, sin ninguna duda, uno de los éxitos y de las más gratas sorpresas que nos ha traído la temporada 2017, ya sea en tanto por la aceptación general que supo tener en el público como también por la aclamación crítica que le valió, entre otras premiaciones, un Emmy por mejor serie dramática. Sin embargo, hay otra adaptación de la que pareció valerse Netflix para enmendar el gravísimo error de, en su momento, haber rechazado The Handmaid’s Tale, y que proviene del mismísimo seno de Margaret Atwood: hablamos de Alias Grace. Esta última, un drama de altísima categoría, es una propuesta bastante diferente de The Handmaid’s Tale pero que sigue, si se quiere, una misma tradición narrativa. En ambos productos salidos de la brillantez de Atwood se nos sugiere que, sobre las mujeres, hay algo más para decir, una historia más para contar. Sin embargo, ¿podemos considerar que ambas series son feministas? Si acordamos que lo son, ¿es un poco mucho considerarlas feministas, o nos estamos quedando algo cortos con la definición con todo lo que ambas series pretenden abarcar?

Captura de pantalla 2017-12-04 a las 10.18.32 p.m..pngEn una nota de esta misma revista, Emiliano Román supo incluir a The Handmaid’s Tale en su análisis sobre feminidades y patriarcado en las nuevas series. Lo que nos cuenta Emiliano, con una certera y muy apropiada contextualización de las luchas del feminismo que rondaban por la época en la que se escribió la novela, es cómo la adaptación logra sintetizar en diez intensos episodios una realidad (no tan) distópica en la que, instauración de una nueva república mediante, la opresión contra las mujeres se vuelve más feroz que nunca. Decimos que no es tan distópica porque, a pesar de presentar una sociedad futura y ficticia indeseable en sí misma, las características que presenta son una radicalización de las condiciones actuales de opresión que viven las mujeres en nuestra propia sociedad. La propia Atwood ha comentado las sociedades antiguas y contemporáneas y los hechos en los que se ha basado para pensar susodicha distopía, entre los que se encuentra, para sorpresa de nadie, el robo y apropiación sistemática de bebés dado en nuestro país en el contexto de la última dictadura cívico-militar.

The Handmaid´s tale 1×03 – Escena de represión

Aquella inspiración, sumada a una versión irreal pero no impensable de nuestras condiciones actuales de existencia, le da a The Handmaid’s Tale una tonalidad siniestra muy perturbadora. Alias Grace, por su parte, publicada como novela en 1996, narra una historia basada en hechos reales: Grace Marks, su protagonista, fue una handmaid canadiense-irlandesa que, en 1843, fue condenada por el homicidio de su empleador Thomas Kinnear y el ama de llaves Nancy Montgomery. Sin nada distópico, la narrativa es un relato (pasado por el filtro Atwood, por supuesto, y con lo que ello implica) inspirado en hechos puramente reales que, a partir del curioso vínculo entre la (in)justicia y la mujer construye una historia atrapante desde el primer momento.

MV5BZjRjMDA1MDYtMjRhYy00NmI3LWE3ZGUtZDU3ZjM3ODdiN2NkXkEyXkFqcGdeQXVyNjEwNTM2Mzc@._V1_SY1000_SX675_AL_.jpgEn ambas historias, como vemos, hay un componente que es esencial y que hace de ellas obras maestras: un fuertísimo protagónico femenino. Tanto en The Handmaid’s Tale como Alias Grace hay un problema en común, la constitución de las feminidades y sus problemáticas en sociedades estrictamente patriarcales, tanto por la dominación real masculina como por la preminencia de las ideas que hay en cada cual. Hay un hilo conductor, entre ambas historias, que ya sea a mediados del siglo XIX, ya sea en un futuro que aún no ha llegado, tiene algo para decir, y ese algo está filtrado, en ambos casos, por los ojos de una mujer. En The Handmaid’s Tale, si hay algo que no sorprende (a quienes ya la conocíamos de, por ejemplo, Top of the Lake) es la gracia de Elisabeth Moss para interpretar a personajes entrañables y luchadores. Su June, una víctima elegida por la injusticia y por un condicionante tan ridículo como lo es su fertilidad, se va construyendo a sí misma para convertirse en el personaje que es en la escena final, subida en la camioneta, dispuesta a enfrentarse a la luz o la oscuridad o lo que sea que esté esperando por ella. Sin embargo, apoyada en una historia compleja y llena de ramificaciones, además de un elenco excelente, June se mueve con mucha lucidez entre muchos argumentos, probabilidades, desenlaces inesperados. Para Grace Marks la cosa parece, entre muchas comillas, un tanto más simple: su vida, marcada por un destino ya escrito y su rol como hija de una familia pobre y un padre abusador, se define entre los barrotes de la prisión y la casa del Gobernador en la que comienza sus sesiones de terapia, que intentan determinar el grado de culpabilidad en los crímenes de los que se la acusa. La interpretación de Sarah Gadon (a quien ya pudimos ver en el rol de Sadie en 11.22.63, la adaptación de aquella gran novela de Stephen King) es atrapante y excelente, de principio a fin. Su imagen aniñada, su acento y el tono de su voz son, quizás, uno de los condimentos que hacen a Alias Grace una trampa de ratones para todo aquel dispuesto a pasar seis electrizantes episodios sin poder despegarse de la pantalla.

9b89080dec16503125bfb4cf7a9628fdb56e5992Si bien en Alias Grace el protagonismo de Sarah se lleva constantemente toda la atención, la narrativa se compone de una tríada más que interesante, con su amiga Mary Whitney (en manos de una intensa Rebecca Liddiard), a quien perdemos quizás demasiado pronto en la serie, producto de un aborto muy poco seguro, pero que encarna el espíritu de rebelión que, sobre el final de la serie, se apodera (en más de un sentido) del cuerpo y la esencia de Grace; y por otro lado con el ama de llaves Nancy Montgomery (interpretada por Anna Paquin, una grandísima actriz muy poco valorada, si las hay), un oscuro personaje con una mochila cargada de heridas abiertas que, por momentos, parece ahondar en una particular bipolaridad que la lleva desde la euforia y la ternura hacia la violencia y lo perturbador. Entre las tres, y sobre todo con el arrollador protagonismo de Grace, dejan al descubierto cómo la autoridad y los abusos llegan a establecerse como algo natural, y cómo sus consecuencias son algo que asumir y ocultar a la vez. Alias Grace, en su complejidad, logra algo que, en una época de abundantes dramas románticos y pésimas películas de terror, es innovador: perturbarnos. La figura del narrador no fiable que nos presenta Grace (ya sea porque sólo contamos, a lo largo de seis episodios, sólo con su punto de vista; ya sea porque, como privilegiados espectadores, podemos acceder a las historias que le cuenta al doctor Jordan a la vez que escuchamos sus más profundos y ocultos pensamientos) es el aspecto más fuerte de una serie que nos ofrece una perspectiva cruda y un tanto (demasiado) real de la carga que las mujeres arrastran con ellas desde tiempos muy lejanos, y contra las que nuestras protagonistas atentan a revelarse.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En The Handmaid’s Tale, por otro lado, si bien el protagonismo de June no es tan arrollador, es también una gran representante del espíritu de rebelión que subyace a ambas historias. Sin embargo, hay un detalle de la construcción de la feminidad particularmente interesante, y es cómo esta se va dando en las figuras antagonistas de la historia. Simone de Beauvoir alguna vez dijo que “el opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”; en este caso tenemos, por ejemplo, a la Aunt Lydia (Ann Dowd), que comienza siendo una de las mujeres (aquellas del lado equivocado) más crueles y violentas y acaba formando un vínculo muy intenso con las handmaids en general y con Janine/Ofwarren (Madeline Brewer) en particular, el cual llega a su punto más álgido en la escena del apedreo del último episodio, donde sus límites morales/sentimentales colisionan de lleno con sus obligaciones en la nueva sociedad. A su vez, también, una representación polémica e interesante de las nuevas identidades femeninas se da en el caso de Serena Waterford (una sobria interpretación de Yvonne Strahovski), quien, en sus orígenes y en su rol de pensadora/académica, es una de las ideólogas de la República de Gilead, al punto de sugerirse, en un momento, que fue una de las fundadoras de lo que denominan un “feminismo doméstico” (ultraconservador y ultracatólico, por supuesto); y que acaba siendo víctima del propio monstruo que ayudó a crear. Si bien en ningún momento duda de sus ideas y sus obligaciones, la evolución de su personaje (de devota “Señora de”, cuyo único rol es desear un hijo, a la escena final donde encara sin miramientos a su marido y culmina diciéndole que Dios no favorece a los débiles como él) da cuenta de cómo, en el universo Atwood, no todo es tan simple como parece y no todo culmina de la forma que hubiésemos esperado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tanto The Handmaid’s Tale como Alias Grace nos dejan, evidentemente, nuevas formas de pensar las problemáticas en torno a la mujer, nuevos lugares desde donde hacerlo y muchas y variadas perspectivas sobre cómo llegamos hasta donde estamos hoy. Sin embargo, hay algo más profundo que ambas historias nos dejan: siendo el patriarcado el enemigo, el monstruo pareciera siempre destinado a ganar. Si ambas heroínas sobreviven, como es el caso, el canon del terror nos fuerza a pensar que hay algo más: el horror es una constante en la vida, no es una mera interrupción. Como le ocurre a Grace al observar la pintura de Guido Reni, hay algo que tenemos en claro, y es que el horror de cada historia se da en tanto la mujer está siempre siendo observada, al igual que Susana en la pintura. Que haya más historias en torno a estas confusas, dramáticas e intensas constituciones de las feminidades, sin embargo, es una buena señal de que la lucha continúa: donde haya oscuridad, siempre, en algún rincón, habrá un atisbo de resistencia.