Derrames II: aparatos de estado y axiomática capitalista de Gilles Deleuze

por Alan Ojeda

La editorial Cactus había presentado hace unos años, en castellano autóctono, Derrames: entre el capitalismo y la esquizofrenia. Más específicamente, hace unos años que Cactus ha introducido gran parte de la bibliografía de Gilles Deleuze agregando, además, el rizoma de autores que orbitan al autor y se encuentran diseminados en notas al pie, comentarios, entrevistas y demás, otorgándonos un catálogo diverso e intenso que, hasta el momento, no parecía disponible por estos lares. ¿Cuál es la novedad y la importancia de Derrames II en este catálogo? Bueno, para eso tendríamos que comenzar a pensar la diferencia entre el “Deleuze escrito” y el “Deleuze oral”.

Si sus detractores le criticaban y critican —no sin un dejo positivista— oscurantismo y hermetismo en sus textos clásicos, donde Deleuze despliega todo un sistema no solo de pensamiento sino de escritura también que, por otro lado, es plenamente consistente con desarrollo teórico, en Derrames II, seminarios dictados entre 1979 y 1980, observamos otro tipo de intensidad: la de Deleuze profesor. ¿Qué implica esto? Podemos pensar que los libros de Deleuze nunca fueron pensados con el fin de “hacerse entender”, es decir con la premisa de la claridad. Su sistema de pensamiento demanda, antes que un ejercicio del intelecto, un ejercicio afectivo. Pero sabemos que los libros se devoran en soledad, en un diálogo mudo, donde lo importante es el desarrollo de esa experiencia de lectura como aventura mental y espiritual —¿No es un riesgo someterse a un texto producido con intensidad? ¿No descubrimos esa intensidad cuando el cuerpo nos responde extrañamente en el transcurso de la lectura? Caemos en el mismo vértigo de la sintaxis y de la lengua. A veces remamos contra la marea, otras simplemente descubrimos el movimiento del cauce y logramos navegarlo— y esa no es la misma situación a la que uno se predispone y debe tener frente a cientos de alumnos. En los seminarios Deleuze expresa sus ideas más complejas con una sencillez y claridad digna de un pedagogo. Es decir, aquel que no haya encontrado su lugar en los libros, posiblemente le convenga comenzar con Derrames I y II, donde los ejemplos y la forma dialogada convocan al lector a caminar paso por paso la línea de pensamiento que propone. La propuesta es —para aquellos que han transitado la facultad de Filosofía y Letras de la UBA— inversamente proporcional a la que suele exponer a los ingresantes de la carrera de Letras Jorge Panesi, en “Teoria y análisis literario C”, donde la premisa es “Salten y aprendan a nadar”, experiencia claramente aterradora para muchos y para otros —quizá con espíritu más lúdico, más cercano a las corrientes afectivas que despliega Panesi en sus análisis y clases— una aventura del pensamiento.

Por otro lado, Derrames II es un texto para los que estén hartos de las lecturas económicas y políticas ortodoxas. Deleuze, a través de marxistas heterodoxos, antropólogos, etnólogos e historiadores, desarrolla, en este libro, una génesis de los Aparatos de Estado y sus lógicas de captura. ¿Qué es una “máquina de guerra”? ¿Qué es una axiomática? ¿Cómo logró sobrevivir la forma-Estado hasta el día de hoy? ¿Cómo planteamos la acumulación originaria a través de una hipótesis que se retrotraiga hasta el momento previo a la agricultura? ¿Y qué pasa si fue el modelo cazador-recolector el que permitió la acumulación originaria? ¿Qué diferencia hay entre un Estado de Bienestar y un Estado Neoliberal? ¿Cuál es el rol del Estado en la organización social? ¿Cuál es nuestra relación con el Estado? ¿Cómo funcionamos en él y para él? En 1990, en una entrevista con el filósofo Toni Negri, Deleuze dice:

En el capitalismo sólo hay una cosa universal, el mercado. No hay Estado universal justamente porque hay un mercado universal del que los Estados son centros o Bolsas. Ahora bien, el mercado no es universalizante, homogeneizante, sino una fantástica fábrica de riqueza y miseria. Los derechos del hombre no nos harán bendecir los “gozos” del capitalismo liberal, del cual participan activamente. No hay Estado democrático que no esté comprometido hasta el fondo en esta producción de miseria humana. La vergüenza es que no tengamos ningún medio para defender y realizar los devenires, comprendiendo ahí aquellos que están dentro de nosotros mismos. Cómo girará un grupo, cómo recaerá en la historia, es algo que impone una perpetua “preocupación”. Ya no disponemos de la imagen del proletario al que le era suficiente tomar conciencia.[1]

Este libro propone una serie de preguntas y formas de reflexionar que aún siguen siendo productivas para poder delinear un plan de acción frente a los embates del mercado. Estamos frente a un libro lo suficientemente potente como para que, luego de leerlo, volvamos a la vieja pregunta de Lenin ¿Qué hacer? Nuevos tiempos ameritan nuevas respuestas. Ya no se trata tanto de romper cadenas y rebelarse contra el amo sino de ser infinitamente veloz o infinitamente lento, pero siempre con una intensidad que queme. Es tiempo de fuga.

[1] Esta entrevista fue publicada inicialmente en francés en la revista Futur Antérieur. Nro. 1, 1990 y luego en el libro Pourparlers. Minuit, 1990 (Conversaciones. Valencia: Pre-Textos, 1996). La versión que presentamos aquí fue publicada por el Magazín Dominical. Nro. 511 “Dossier Deleuze-Guattari”, febrero 7 de 1993, pp. 14-18. Traducción: Edgar Garavito. Versión francesa disponible en: http://lesilencequiparle.unblog.fr/2009/03/07/controle-et-devenir-gilles-deleuze-entretien-avec-toni-negri/

La versión original está en tipos negros y las preguntas de Negri en tipos Rojos oscuros. Se han agregado notas y comentarios en tipos Azules oscuros que pertenecen a los participantes del Seminario-Taller 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s