El cine de horror en Argentina: Pasión, voluntad y paciencia

por Gonzalo Ventura

Si hay un director de Terror en el país, ese es Daniel de la Vega. Por trayectoria, por talento y porque desde hace más de una década que está filmando género. Estuvimos con él y le hicimos algunas preguntas.

¿Elegiste el terror o el terror te eligió a vos? Es decir, cómo empieza tu relación con lo macrabro, lo oscuro…

El terror en mi vida comienza con la televisión, de la que tenía canilla libre. Contaba con acceso ilimitado desde muy temprana edad. Ciclos inolvidables como “Sábados de Súper Acción” y “Viaje a lo Inesperado” formaron mi interés por lo fantástico y lo sobrenatural. Cosa que al día de hoy me sigue atrayendo. Particularmente, me interesa esa visión infantil que yo tenía acerca de lo que no llegaba a entender, acerca de lo que no comprendía en cuanto al funcionamiento del universo en el que me movía. Al día de hoy, sigo acercándome a lo fantástico y a lo sobrenatural con esa visión de niño. Creo que por eso me dedico al terror, porque me conecta con ese niño que fui.

¿Cuándo fue que empezó todo en cuanto al cine de género?

No existe una fecha concreta. Lo que sí recuerdo es que a los 18 años ya tenía cierta fascinación hacia el fantástico en general. Me sentía atraído hacia todo lo que tuviera que ver con la evasión de la realidad. Yo estaba estudiando animación en la escuela de cine de Avellaneda y comencé a sentir una relación con determinados tópicos de lo oscuro. Empecé a estar en paz con esas zonas que muchos rechazan. A buscar en esas historias una comunión que me permitiera ser más feliz. Y de eso se trata hacer películas de terror: hacer las paces con esas zonas oscuras que nos representan y nos convierten en lo que somos como humanos.

Necrofobia

¿Qué era lo que más te llamaba la atención en esos inicios? ¿Algún subgénero en particular? ¿Cómo sigue su relación con eso que más te gustaba cuando empezaste a querer al género?

Cuando todo comenzó era otro el universo en el que yo me movía. Otra época. Un mundo analógico en el que no existía lo digital. El acceso a las películas era a través de video clubs o copias (como si fueran secretas) a las que uno accedía yendo a lugares escondidos. Como, por ejemplo, Mondo Macabro, un video club casi oculto. Ahí tenía acceso a películas que de otro modo no podía ver. Debo reconocer que en esa época me daba un poco de vergüenza mi pasión por el cine de género, porque en aquel entonces el universo no estaba en sincronía con ese interés. Pretender estudiar cine y hacer género era una insensatez. No había una correlación. Todos mis compañeros de la escuela daban cuenta de eso. Yo llevaba revistas como la Fangoria y las ocultaba de los demás, porque no eran aceptadas. Eran tomadas como revistas pornográficas. Abrían la página central como si tuviese un exhibicionismo obsceno, lo que me incomodaba bastante. Llevó muchos años consolidar una posición de cine de género como el que hoy tenemos, gracias a los directores que crearon hasta un festival de cine de género como el Buenos Aires Rojo Sangre. Por suerte, cambiaron mucho las cabezas de la gente. Inclusive la de los que cortan el bacalao en el INCAA que, en definitiva, son los que deciden qué proyectos son de interés. Venimos de una generación difícil porque desde 1988 con “Alguien te está mirando” de Cova y Maldonado, hasta 2007 con Visitante de Invierno de Esquenazi, no se habían hecho películas de terror. Casi 20 años sin películas de horror.

¿Qué te daba miedo de chico, de más grande y ahora?

Lo que me daba miedo de chico es lo mismo que me da miedo ahora. Así que no he madurado, porque soy una persona que sigue conectada con el niño que fue y, esencialmente, lo visita cada tanto y lo preserva muchísimo. Porque ahí está el semillero para poder seguir contando cosas. En ese niño están todas las historias que quiero contar.

¿Esos miedos se filtran en tu obra? ¿Están de alguna manera ahí?

Todo lo que uno siente lo proyecta en la pantalla. Creo que es inevitable. Es una manera de desnudarse frente al resto y exhibir, realmente, lo que te pasa. Por suerte, con el tiempo uno adquiere herramientas, mecanismos narrativos para representar todo esto de una manera amigable para quién observa. El oficio nos permite comunicarnos mejor. Mostrar y dar a entender aquello que sentimos. Pero, en definitiva, siempre es inevitable proyectar lo que uno siente y cómo lo siente.

Definime, en una frase, lo que sentís por cada una de tus películas.

MV5BMTk5MDU1MDUyNF5BMl5BanBnXkFtZTcwNzY0MzE2MQ@@._V1_UY268_CR1,0,182,268_AL_Jennifer’s Shadow: Nostalgia por el director que soñaba ser en relación al que llegué a ser. Una película dolorosa que me expuso frente a una realidad cruda de una industria que es bastante tilinga y que supo dar dádivas a la producción americana, denigrando a los directores argentinos.

Death Knows Your Name: Un Tour de Force de 15 mil dólares. Una producción hecha con más pasión que recursos, con más voluntad que dinero. Un proyecto doloroso también, porque fue producido por gente que no tenía escrúpulos y yo, de alguna manera, terminé de perder la ilusión de ser un creador dentro de una actividad que te permitiera soñar. Creo que me tropecé con lo peor de la industria.

Hermanos de Sangre: No me reconozco capacidad para hacer comedia, pero la historia de un gordo que se siente miserable era algo que podía contar. De ahí viene mi aproximación a esta película que terminó siendo la primera en castellano. Mi encuentro con mi propio idioma y la oportunidad de ganar un festival de renombre como es el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

NECROFOBIA-TAPA.jpgNecrofobia: Un ejercicio personal de estilo y carácter, para un público nicho que me encantó haber hecho, en 3D y que solo este país podría financiar. Porque fue un emprendimiento de género, con esta búsqueda personal, sin exigir el éxito comercial que muchas películas de género te reclaman. Es una película personal que busca llegar a un público particular. En ese sentido, me parece que la película está lograda.

Ataúd Blanco: Un sueño postergado por 10 años, que pudo consolidarse gracias a que Néstor Sánchez Sotelo y yo asumimos roles de productores. Para llevar a cabo una película muy compleja de producción, dentro del marco de nuestra industria en donde las películas tienen otro tamaño, especialmente cuando sos un independiente -que es nuestro caso-. Estoy muy orgulloso de ella. Es un thriller sobrenatural elegante -así la defino yo-. Y estoy muy contento de haber sido nominado a los Premios Cóndor de esta última entrega.

gg.jpgPunto Muerto: Un policial negro. Film Noir en el que las actuaciones están al servicio de una trama de intrigas, de suspenso, con excelentes protagónicos. Tengo muchas ganas de que se encuentre con la gente. Es una película distinta a las que vengo haciendo. Un giro que seguramente plateará nuevos rumbos para las películas por venir en mi carrera.

Soy Tóxico: Película de ciencia ficción a rodarse a fin de este año y que, espero, sea lo que sueño que sea. Mi objetivo es realizar un film muy distinto dentro del marco de la industria nacional.

Contame qué es lo que más te gusta y lo que menos te gusta de dirigir cine.

Lo que más me gusta es encuadrar. Agarrar esa máquina mágica con un ojo de cristal que puede fragmentar el espacio en altura, distancia, lente, movimiento y construir una realidad que es una representación de lo que uno busca contar. Es maravilloso. Eso es algo que disfruto mucho. Lo que menos me gusta de dirigir cine, es producir cine. Porque es muy difícil pensar que yo pueda dirigir si no produzco. Es decir, yo soy una persona que trabaja desde la autogestión, motivo por el cual producir es excluyente para mí. En ese sentido, no disfruto estar rodando mientras firmo cheques (cosa que ocurre muy seguido a la hora del almuerzo). No lo disfruto ni lo recomiendo, pero a veces no queda otro camino.

¿Para quién son tus películas? ¿Para vos? ¿Hay un espectador ideal en tu cabeza?

Mis películas son para el niño que fui. Para ese chico que hoy estaría orgulloso si se encontrara con los boxes de mis películas y pudiera ver los films que va a rodar. Él los estaba viendo en “Sábados de Súper Acción” y “Viaje a lo Inesperado” y hoy yo, adulto, le entrego sus sueños reproducidos, transmitidos, traducidos a través de una vida que he tenido. Seguramente él, estaría muy orgulloso de mí. Porque creo que me dediqué a hacer lo que me gusta y eso me hace feliz.

¿Qué es lo primero que aparece cuando empieza a manifestarse una idea para una peli? ¿Cómo es esa primera aproximación? ¿Aparece la historia? ¿Un personaje? ¿Una imagen? ¿Nada de todo eso? ¿Siempre es distinto?

Siempre es distinto. Lo que a uno lo estimula es muy personal. Uno tiene que encontrar una excusa argumental que lo impulse, durante 5 años, para llevar a cabo una película. Casi te diría que ninguna idea vale tanto esfuerzo, hasta que la encontrás y eso repica en uno mismo. Hay un eco que te hace sentir que esa idea es la que vale la pena. Es la que vale el esfuerzo de todo ese tiempo. Uno desarrolla varias ideas paralelamente por eso. Porque a veces se hace insostenible, durante tanto tiempo, perseguir un proyecto, como Ataúd Blanco o Hermanos de Sangre, que llevaron 10 años cada uno el poder realizarlas. Llevaron una década de desarrollo hasta concretarse en una producción cinematográfica. Es decir, acá hay que tener: pasión, voluntad y paciencia. Esa es la clave. Ese es el tríptico que hace posible el cine.

Contame de tus proyectos a futuro.

Actualmente estoy en la etapa de post producción de Punto Muerto con Osmar Nuñez, Rodrigo Guirao Díaz, Luciano Cáceres, Natalia Lobo, Enrique Liporace, Sergio Boris, Daniel Miglioranza y gran elenco. A fin de año vamos a rodar Soy Tóxico, y estamos comenzando a preparar Al 3er Día, que tiene un guión escrito por Alberto Fasce y Gonzalo Ventura. Googleen a estos dos autores porque van a dar mucho que hablar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: