Los anomales Vol°2: MadCrampi

por Alan Ojeda

Los anomales es una serie de entregas sobre magia y arte. ¿Por qué? Porque en los caminos subterráneos (y otros no tanto) del país aún se mantienen tradiciones que muchos pensarían que se encuentran desaparecidas. ¿Qué ha pasado con la Golden Dawn, los Martinistas, la O.T.O y otras logias esotéricas? Resisten, porque como lo dijo Rilke: “Resistir lo es todo”. La idea de magia ha sido muy productiva en el arte. Cine, literatura, pintura, no hay espacio donde el toque de lo invisible haya aparecido para conmocionar el imaginario.

Los anomales entrevistará a exponentes de distintas ramas del esoterismo contemporáneo. El cuestionario será, de base, el mismo. ¿Por qué? Porque permitirá que los entrevistados tomen posición sobre ejes principales de la materia en discusión, que a su vez son lo suficientemente específicos y generales como para abrir las indagaciones sin obtener repeticiones.

En esta segunda entrega responde MadCrampi. Nacido en Noviembre de 1972, MadCrampi es director de cine, escritor y estudiante de Ciencias Ocultas. Entre su obra fílmica podemos mencionar Run Run, Bunny! (2003), Mondo Psycho (2006), Todos Mis Muertos (2012) y Mala Vida, cuyo estreno comercial se espera para este año. También ha producido para otros directores como el documental La Peli de Batato de Goyo Anchou y Peter Pank. En el ámbito literario ha publicado una serie de micro relatos bajo el título de ZintoniZado No-ZintoniZado (Fan Ediciones, 2011) incluyendo la micro-nouvelle La Conspiración de Ouranos.

–   ValentinTomberg, en su libro sobre los arcanos mayores del tarot, dice que gracias a Cristo ya nadie debe ser iniciado por otra persona en los misterios, sino que ya todos lo estamos. Sin embargo, hay elementos que nos despiertan por primera vez esa curiosidad/sensibilidad de la magia. ¿En qué momento comenzaron a transitar este camino? ¿Cuáles fueron los primeros acercamientos a la magia?

El postulado cuando menos me desconcierta; por ahí ValentinTomberg sabe algo que yo ignoro, pero si desde la aparición del Cristo no es necesaria la iniciación no se que estuvimos haciendo los últimos dos mil años pero yendo a la pregunta puntual, creo que la Magia siempre estuvo ahí, como llamándome. Crecí en una casa con una importante bibliteca esotérica y lo primer que llamo poderosamente mi atención fue el Tarot que mi padre guardaba en un pequeño maletín y yo lo sacaba para verlo para vez que tenía la oportunidad. Desde entonces quise entender lo que de alguna manera ya sentía que me pertenecía o tal vez sería más correcto decir que desde entonces todo mi esfuerzo fue por recordar. Toda la vida fui buscando e involucrándome en todos los sitios menos los correctos; parte del aprendizaje también pero mi padre, un hombre de la vieja escuela fue severo cuando me advirtió que nunca fuera detrás de un charlatán, de gente que pusiera por delante el dinero o de grupos que me abrieran las puertas sin ponerme a prueba previamente. Así que el camino solitario fue desolador y varias veces tires los guantes, pero cada vez que esto pasaba, la Magia reapareció y me reencauzo y así, sincronismo tras sincronismo, fue llegando al lugar en donde hoy estoy y la pregunta que siempre me sobrevuela ¿Mago se nace o se hace?

19692531_10154793578192759_1165959914_n.jpg

 – ¿Qué diferencias hay entre la práctica de la magia y las prácticas religiosas tradicionales?

La práctica religiosa tradicional es más bien devocional y pasiva mientras que la práctica mágica es iluminista y activa, aunque hay muchos puntos en donde ambas suelen encontrarse. Un ejemplo es la Misa; la Misa se trata de un ritual mágico que incluye la idea del Sacramento como algo vivo; el sacerdote invoca cierta fuerza la cuál ha de ser cristalizada en un alimento o bebida para luego ser consumida por la congregación. También podemos encontrarnos con lo devocional dentro de la práctica mágica, pero a diferencia de la religión, no como un fin en si mismo sino más bien como un medio para alcanzar determinado fin. Pero en cualquiera de los casos tanto el Mago como el Mistico buscan alcanzar el conocimiento de la divinidad; Crowley decía: “No estamos ni con la virgen ni con el pichón, nuestro método es la ciencia, nuestro fin la religión” y acá hay que dejar de ver la palabra Religión como una mala palabra ya que desde el punto de vista mágico Religión se entiende como Unión (religare, unir), como Yoga y Yugo, unión. La Magia busca la unión del macro con el microcosmos pero utilizando distinta aplicación; el camino del Mago es prometeico, heroico, atrevido; como el alquimista, mete las manos en el fuego a ver que pasa; el sendero religioso es más pasivo; el místico confía demasiado en los planes de la divinidad y contempla sin inquietarse. También hay que decirlo, la religión tal como la conocemos esta en banca rota; las vueltas de la vida me han llevado a asistir a ritos católicos carente de cualquier manifestación de magia y poder y sus sacerdotes parecen más interesados en hacer politiquería y bajar una línea moral que en administrar sus propios misterios.

– ¿Cómo encontrás el panorama actual del desarrollo de las órdenes a nivel local e internacional? ¿Al día de hoy hay algún nuevo personaje relevante para la producción de nuevas lecturas sobre el tema como lo fue Crowley a comienzos de siglo?

Las cosas están bastante revueltas y aunque todo está bastante confuso no puede ser del todo malo; claro que los que nos mantenemos en el margen romántico de la magia tenemos una tendencia a exagerar la nota y a ponernos molestos con tanta diletancia y sobreinformación; desde los 60s que el resurgir de la magia y las ciencias ocultas devino en un nuevo mercado y la proliferación de literatura esotérica y todo tipo de merchandising mágico no termina de completarse si no es con nuevas Órdenes, fraternidades y grupos mágicos sin ningún tipo de anclaje en la Tradición y con propuestas curriculares de dudosa efectividad, pero bueno, uno tampoco es nadie para juzgar el camino de los demás; los tiempos no son ajenos al cambios pero ciertas cosas se adaptan para permenecer; antes la información debía ser encontrada, como la puerta del santuario; hoy la información está a un click, al igual que tantas puertas pero como en el cuento de Poe La Carta Robada, el escondite está a la vista pero en medio de tanto ruido son pocos los que lo pueden ver. Me causa mucha gracia ciertos autores que no paran de publicar libros en los que realmente no dicen nada y suman cada año más y más páginas, ediciones de lujo, etc. Creo que después de Crowley no hay mucho que rescatar; hay demasiados exegetas del Maestro Therion que no aportan nada. Si tengo que destacar a alguien es a Peter Carroll -fundador de la Magia del Caos- quien me parece el mejor Mago/Ocultista del Siglo 20 y hasta ahora del 21; también destaco a Donald Tyson, un hombre con una obra basta, tan erudita como moderna -en el mejor sentido de la palabra- y sumamente personal.

19692268_10154793578202759_1409978956_n– ¿Qué función cumplen las practicas esotéricas en el individuo en particular? ¿Qué función cumple hoy en día en la sociedad hiper-secularizada de la modernidad tardia?

Recuerdo que una vez mi Maestro me dijo que después de la Iniciación era imposible volver atrás, era imposible regresar al burgo, porque hoy la iniciación -a cualquier nivel- es algo que la sociedad ya no ofrece. La Magia da Poder real a la Palabra; cuando se pronuncia un juramento frente a los poderes invisibles se está firmando un pacto inviolable en los Planos; uno puede jurar guardar secretos, puede jurar fidelidad a un Maestro, puede jurar ayudar en cualquier condición a un hermano y hasta dar la vida para defender el honor de uno de ellos; en esta sociedad donde la palabra no tiene ningún valor, la vida misma no tiene valor; incluso no hace tanto -siempre lo cuento porque me parece paradigmático- los mismos viejos ladrones de mi barrio ayudaban a mi abuela cuando la veían venir cargada con las bolsas del mercado, eran delincuentes y aun así, hombres de honor; hoy en este mismo barrio muelen a patadas a un pobre viejo por un celular; hoy nos gobierna la vulgaridad y la vulgaridad es enemiga de la Magia; esta sociedad es contrainiciática, nos va canibalizando mientras las masas parecen mesmerizadas tras una falsa noción de progreso y evolución social; No es casual que la Magia haya resurgido con el advenimiento del materialismo dialéctico y desde entonces no haya dejado de ofrecer resistencia. La práctica de la Magia buscar elevar al hombre a un nivel superior de moral, volverlo “más que humano”, hacerlo consciente de su propio genio y de su propia divinidad en una sociedad con altos niveles de alienación. No podemos creen en la justicia, no podemos creer en la política como herramienta de cambios; por eso Robert Anton Wilson decía que hasta el anarquismo había fallado por mantenerse ligado a la política y que la única clave para la liberación estaba en la Magia; hacer de lo ordinario algo extraordinario, una salida del laberinto, pero por arriba.

–   La variedad de logias/ordenes es grande, pero en un periodo que va desde comienzos del Siglo XX y mediados de siglo, se vivió un reflorecimiento con nuevas logias y tradiciones (la fragmentación de la Golden Dawn, el nacimiento de la O.T.O y sus desprendimientos internos como los typhonianos y draconianos, etc) ¿En qué tradición te ubicás? ¿Cuáles son las bases de esa tradición? ¿Qué la distingue del resto?

Yo me ubico dentro de la Tradición Thelemica, es decir, la tradición iniciada por Crowley a partir de la revelación del Libro de la Ley en 1904 y su máxima: “Haz tu voluntad”; fui formado en la OTO a la que considero el ala más ortodoxa de la Tradición, aunque últimamente me siento más bien una especie de thelemita “protestante” ya que fue encontrando en el camino algunas nuevas expresiones más heterodoxas con las que siento algún tipo de afinidad.

Aunque algunos bienintencionados gustan considerar a Thelema como una religión, lo que aleja a Thelema de cualquier forma conocida de religión es la idea de que no es aceptable una interpretación canonica de la Ley, cada individuo debe interpretarla para si y cada individuo debe buscar y ejecutar su Verdadera Voluntad. Prefiero llamar a Thelema, un camino, un sendero de Iniciación o si se prefiere una filosofía con una praxis: la Magick.

En mi caso abracé a Thelema por ser la única senda capaz de darme una respuesta cabal y contundente a cada dilema filosófico, ético y moral: “Haz tu voluntad será el todo de la Ley, el Amor es la ley, el amor bajo la Voluntad”; Crowley fue un Maestro completamente honesto y ante cualquiera que le preguntara que debía hacer simplemente respondía: “Haz tu voluntad”. Aunque parezca obvio es un mensaje muy fuerte, tanto para la vida diaria -ahí en donde se ve en acción la magia- como también una redefinición de los antiguos paradigmas. Ya no hay fórmulas fijas ni recetas de cocina, ahora impera la Ley de la Voluntad del Mago ante todo.

19692441_10154793578207759_736774156_n    Desde Crowley en adelante se ha acentuado cada vez más la cuestión de los senderos de la mano derecha y la mano izquierda. ¿Son complementarios o forman parte de un dualismo innecesario? ¿Cuáles son los riesgos del sendero de la mano izquierda y por qué parece haberse vuelto más popular con el correr de los años?

Yo creo que son un infantilismo; es un intento de occidentalizar conceptos de oriente que se terminan confundiendo y al final no aportan nada. Muchos consideran a Crowley el fundador de la Mano Izquierda; para otros representa la Mano Derecha y al final parece una pelea de hinchadas. Creo que hay un sendero y ese sendero circunstancialmente puede girar hacia un lado o hacia el otro.

– ¿Cómo pueden trasladarse las prácticas mágicas en la vorágine de la sociedad actual? ¿Es posible lograr cumplir con las demandas rituales con los problemas de tiempo y espacio que suelen aquejar a la mayoría de los habitantes?

Es un desafío y está bien asumirlo; como decía antes, la magia es transformar lo ordinario en extraordinario y de la misma manera que el hábito no hace al monje, el templo es el cuerpo del mismo Mago así que la falta de lugar o la falta de tiempo no es excusa; yo me he encontrado ritualizando en los más extraños lugares pero nunca me he creído una sola excusa para no trabajar. En última instancia el Mago debería proveerse de sus necesidades usando su misma Magia porque un Mago que está atrapado en un trabajo que no le deja tiempo para sus prácticas y sus estudios, un Mago que apenas puede proveerse el alimento diario y no cuenta con recursos para poder hacerse de los materiales necesarios, es un Mago poco creíble. Claro, todos experimentamos nuestras crisis, es parte del devenir, pero el Mago debe ser heroico porque como dice el Libro de la Ley, “el éxito es tu prueba” porque en el error aprendemos todos, pero en el éxito hay un desafío de orden superior. En la antigüedad los Magos hacían verdaderas proezas y no hay que tener mucha imaginación para pensar los alcances de su Magia; ellos lideaban con sus propios desafíos; tenía que abrir al medio a un animal, hacer con las tripas su propio papel pergamino o como en Abramelin, retirarse seis meses al Bosque. Ahora que todo está al alcance hay que desafiar justamente eso; alcanzar el logro de mágico, la iluminación, la Gran Obra, la conversación con el Santo Ángel Guardian o como cada uno lo llame, en medio de la urbe enloquecida, de los sonidos de las sirenas 24 hs al día, de la distracción de internet, etc. no deja de ser una epopeya

– ¿De qué manera interactúan las practicas esotéricas con el resto de las actividades que realizan diariamente? (trabajos, producción artística, etc)

Para mi es algo indivisible; dedicarse activamente a la Magia implica convertirse en un artista; en muchos casos hay que escribir las conjuraciones, diseñar los talismanes, coses túnicas y otros vestuarios o tallar metales y uno siempre debe entregar lo mejor y nunca conformarse; el mago-vago no logran los mejores resultados o en todo caso logran resultados acordes a su nivel de esfuerzo. Por otro lado no creo tampoco en el Mago que vive ritualizando porque la Magia no se limita a un circulo dibujado en el piso, una túnica y una columna de incienso y ese es otro de los grande logros de Crowley, haber llevado la Magia al plano más material, al día a día; un simple ritual diario llamado el Deber nos recuerda para que comemos cada vez que nos sentamos a la mesa y es porque nuestro cuerpo necesita el combustible para lograr la Gran Obra; el Liber Resh, una especie de adoración solar, nos nutre de la energía de nuestro estrella principal y sitúa nuestra consciencia en un tiempo cíclico en donde la muerte no es más que otro estadío en la rueda universal. Magia es “causar cambios en conformidad con la Voluntad” y en la medida de que somos conscientes de ese cambio, estamos obrando magia; ahí donde había un hoja en blanca ahora hay un poema y es Magia, ahí donde había un silencio ahora hay una melodía y es Magia; ante todo lo que me planteo diariamente es no pasar un solo día sin Magia; lo que sea, si no hay un ritual, leo, reviso mis notas, estudio el Tarot, escribo en mi diario o simplemente me junto a beber un vino con algún colega mago y nos retroalimentamos.

19858427_10154793578197759_1865033811_n– ¿Qué efectos fueron notando con la práctica cotidiana de los rituales y ejercicios espirituales?

Los efectos son sutiles y acumulativos; nadie se transforma por hacer solo un ritual; en algunos casos hay resultados inmediatos y estoy pensando en las prácticas goéticas por ejemplo o los visones surgen con mucha fuerza y poder pero creo que no es lo más importante y uno se termina perdiendo entre los fuegos artificiales y eso no es lo más importante. Claro que me gusta mucha mucho la Goetia y las prácticas de evocación con su aura misteriosa y clásica, pero son medio para otro fin y no el fin en si mismo; recién mencionaba el Liber Resh que parece un ritual de tan básico y tonto pero su poder está velado hasta mucho tiempo después de prácticarlo y prácticarlo día a día y mes a mes. Después ahí está el Diario Mágico, donde basta mirar las más viejas anotaciones y ver que tan lejos ha llegado uno con respecto al punto de partida (y que tan lejos esta tan bien de llegar)

– El tema del esoterismo siempre estuvo íntimamente ligado al fenómeno de la videncia, sin embargo, esta ha sido tratada de diversas maneras: videncia desde el plano astral, adivinación mediante tarot, geomancia o astrología y reforzamiento de la intuición. ¿Qué opinás de la práctica adivinatoria? ¿Estás relacionado con alguna de esas prácticas? ¿Cuáles fueron los resultados?

Ante todo separemos la videncia del arte de la adivinación; adivinación significa volverse divino, devenir en la voz de la divinidad y un buen Mago debe ser capaz de obtener cualquier tipo de respuestas y ser maestro de alguna de las herramientas adivinatorias disponibles, sea geomancia, astrología, runas, I Ching o Tarot; aunque cada una es completamente diferente y todas están entramadas con un sistema filosófico particular. Pero el saber manipular con pericia una herramienta adivinatoria no hace al Mago un buen vidente. Sin ir más lejos es mi caso; yo soy un buen adivino pero un mal vidente y como muchos Magos, uno termina formando equipo con quien tiene ese talento desarrollado, tal como el afamado caso de John Dee con Eduard Kelly; mientras De ese encargaba de las conjuraciones enoquianas, era Kelly quien tenía el talento de escrutar el cristal. Idealmente el mago debería ser tan buen vidente como exorcista pero hay una condición natural que va a favorecer que uno tenga más desarrollado una potencia que otra.

– ¿Qué recomendaciones tenés para los que desean comenzar a experimentar las prácticas mágicas? ¿Qué lecturas recomendás?

Se que no es popular mi postura actual; hubo un tiempo en que estuve más involucrado en la Magia del Caos y me sentía una suerte de Mago Punk; pero con el tiempo cambie; ahora creo más en la necesidad de una Tradición, de una raíz, aunque el tiempo lo lleve a uno por el sendero solitario, me parece bueno tener una pista de aterrizaje; la mía es Thelema; no es una Verdad única e indiscutible pero es mi base; de ahí me puedo mover, puedo ser un turista de otros espacios mágicos; estuve en la Wica, en la Rosacruz, en otros grupos diversos pero Thelema siempre va a ser mi brújula para indicarme en donde está mi Norte. A mis estudiantes les enseño hasta donde puedo, hasta donde sé; no me gusta que repitan como loros ni me consideren un maestro que no lo soy; así que me limito a facilitarles los contenidos básicos de la Tradición Occidental para que después vayan y puedan encontrar su camino; para que sepan distinguir entre un charlatán y un Maestro y desde ya, remarcar la importancia de la Iniciación; he visto gente deambular un par de meses de diferentes Ordenes e irse defraudados y quiero decirles esto: los velos están ahí justamente para los que se atrevan a cruzar y ver del otro lado lo que hay. Un buen Maestro no acepta un estudiante de buenas a primeras, y una Orden seria tampoco. Tal vez los mecanismos de selección hoy sean un tanto diferentes, pero están. En estos días donde todos nos creemos con derecho a hablar, a opinar, a emitir juicios de valor, entrar a una Orden o ser recibido por un Maestro implica callar, bajar un poco la cabeza -no someterse a ningún capricho ni abuso, eso está claro- pero el estudiante debe saber que el Maestro sabe cosas que él no y que de alguna manera está haciendo su trabajo para sacar lo mejor de él; al fin y al cabo el verdadero Maestro no quiere discípulos, sino lo que quiere es formar a nuevos Maestros que continúen con la Tradición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s