Montañas de papel, periodismo under

por Angie Pagnotta

Manuel Gimeno y Leandro Fuentes son estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Social, en la Universidad Nacional de San Juan y —como muchos otros estudiantes inquietos— pensaron en armar juntos un proyecto, en este caso, una revista. Fuentes es el Editor responsable de Montañas de Papel (MDP), una revista digital under y cultural que nació en la provincia de San Juan y que lanzará su primer número en junio. El formato digital de estas ediciones que saldrán una vez por mes, estarán disponibles para descargar en tablets y celulares, apoyando los tiempos que corren, donde cada vez es más frecuente la lectura en dispositivos móviles. El lema del proyecto dice: “MDP se lanza al universo para que todos los astronautas que quedaron perdidos encuentren un espacio dónde buscar el decir no sea más la cima inalcanzable”. En estas palabras se establece un manifiesto que intentará buscar que las palabras no queden perdidas, que no exista la falta de fuerza en la voz y que el empuje de la revista sea el motor de cimas próximas y posibles ¿podrán lograrlo?

Me encuentro virtualmente con Fuentes, después de enlazar el contacto a través de la red social de Facebook. Si pudiera nos tomaríamos un café, le digo, y sé que los kilómetros que nos separan lo hacen imposible. Una vez establecida la charla quiero saber lo fundamental, el inicio de todo:

¿Cómo nació Montañas de Papel?

La revista nació en el 2016, como proyecto. Nos llevó un año armarnos; armarnos en esta obra en construcción permanente. Ahora estamos adentro de una revista de donde no queremos salir más. Hubo una ante sala: en el 2014 lanzamos un programa de radio y ése programa fue censurado por el gobierno de San Juan; toda esa experiencia fue un antes y un después. Creemos en estas armas, por eso pensamos en una revista Under. Volver a ése color, y no convertirnos en periodistas mercenarios. Además hay algo más, Fante escribió para ganar dinero, Carver para no trabajar, Bukowski para no suicidarse, y nosotros tiramos un par de líneas porque estamos aburridos. Todos nos parecemos en algo…

En el 2014 lanzamos un programa de radio y ése programa fue censurado por el gobierno de San Juan; toda esa experiencia fue un antes y un después.

¿Por qué fue censurado el programa de radio?

El proyecto de radio proponía un sistema alternativo, y un análisis comprometido con la realidad social, haciendo un enfoque especial en el tema de la Megaminería Contaminante, esto molestaba entre otras cosas, un día llamaron a un compañero para comunicarle que el programa no salía más, fue difícil procesar la idea de que alguien con poder decidía que un proyecto moría en ese instante, pero bueno, acá estamos, quizás mañana nos revientan la revi un par de Hackers… San Juan tiene un aire a dictadura, el Frente Para La Victoria dirige los destinos de la provincia desde hace más de una década, siempre en conjunto con la Iglesia, las mismas caras, los mismos tipos atornillados, y los que vienen atrás son mutantes de los que se van. Es jodido moverse por fuera de todo eso, no tenemos oficio de periodistas solventados con dádivas oficialistas, necesitamos armar un fuego lejos de toda esa basura.

¿Creés que faltan voces de difusión en San Juan?

Sí, principalmente faltan voces. Coexistimos con una voz única, la cual emana directrices sobre lo que se debe decir y lo que no. Y esto no es casual que suceda así en una provincia donde los recursos naturales son destruidos, se necesita un aparato de comunicación muy grande para encubrir la muerte y los negocios oscuros. Después si entramos en relación a proponer un espacio nuevo, es difícil encontrar acá una bandera genuina que apueste en un sonido nuevo, en un color distinto; por lo general todo proyecto con acento “rock” cae en lugares comunes y ahí se genera algo raro: espacios que terminan siendo enemigos del arte.

¿Cuáles fueron los motores principales que eligieron buscar para la creación de MDP?

Patear el tablero. Estábamos y estamos cansados de esta guerra desigual. Escribimos desde las sombras y la revista nace desde ahí. Ayer leía a Houellebecq y decía que el resentimiento es necesario en toda creación artística verdadera, bueno creemos que hay algo de eso, con las venas abiertas, apostando en un proyecto que, sabemos, es posible que fracase.

¿Por qué que fracase?

Alguien alguna vez dijo que “el amor vence al odio”, bueno, vamos a apostar una vez más en el amor.

Inicialmente el proyecto es digital pero buscarían llevarlo al papel ¿Cómo esperan encontrar esa posibilidad?

MDP nació pensado en formato impreso, nos encanta leer revistas viejas como Expreso Imaginario o Cerdos & Peces, somos unos románticos del papel. La idea primera fue no ir a Internet porque hay mucha contaminación allí, pero lo analizamos y llegamos a la conclusión de que un formato digital está bien y por ahí podemos llegar más rápido a alguien y quizás nos encontremos todos menos solos. En Internet podes encontrar cosas hermosas y hay que buscar. Queremos ir por el papel, pero además nuestra realidad económica no nos lo permite, al menos por ahora y esa es la única verdad. La forma de lograr financiar un formato impreso lo planeamos todas las noches, no nos cierra la idea de salir a buscar publicidad, si no encontramos otra manera, intentaremos que continúe una línea que no desentone con el contenido de la revista.

¿Cómo surgió el nombre de Montañas de Papel?

Al principio no teníamos nombre, teníamos que bautizar ese proyecto que estábamos armando y Manu estaba como en una búsqueda de un nombre extraño, que salga de los típicos nombres de revistas, y queríamos algo que no tenga forma de nombre, sino que sea como una frase. En un momento decidimos dejar de buscar y esperar a que aparezca sólo. Pasó eso, una mañana cuando salíamos de la universidad, fuimos a un kiosco, estábamos tomando unas cervezas y veníamos un poco tristes porque los números no daban para un formato impreso, sentíamos que teníamos que hacer algo con todo el material que había, montañas de papeles en nuestras habitaciones, en ése momento a lo lejos se podían ver montañas cubiertas por nieve, fue directo, dijimos ahí está el nombre. Luego encontramos otros significados que estaban buenos, y cada vez nos gusta más.

El ambiente de las redacciones es movimiento constante y una buena dosis de necesidad de equilibrio entre el bullicio y la concentración ¿cómo lo resuelven ustedes? ¿Operan en algún lugar físico en particular?

Sí, nuestra redacción se llama Prensa Limón, es una habitación pequeña en la casa de Abril, nuestra guía espiritual. Ahí pasamos las horas del oscuro oficio de escribir.

¿Para formar MDP hicieron alguna convocatoria o se fue dando solo?

No convocamos a nadie en especial. Simplemente proponemos nuestro proyecto y ofrecemos, muy a nuestro pesar, una revista en la cual todos podamos contribuir a un cambio generacional. Algunos lo entendieron, otros sólo quieren guita y está bien, nosotros por no buscar guita no vamos en formato impreso e igual está todo bien. Queremos personas que estén trabajando en el bullicio del silencio, destruidos por el mundo exterior, que ellos y ellas vengan, acá hay un lugar para festejar.

15822534_1803203889953536_5390729647530017021_n

¿Cómo eligen los contenidos que luego son parte del número?

Tenemos secciones fijas, trabajamos en relación a eso. Si aparece algo nuevo lo evaluaremos, y si nos parece bien lo consideraremos. Lo que interesa acá es el tratamiento, por estructura no cambia demasiado el sumario de nuestra revista comparando con otra, tratamos de ser cuidadosos con el contenido, somos bastantes cabezones con eso. Ahí, creemos, radica la diferencia. 

Desde lo conceptual ¿la revista busca movilizarse en lo local o les interesa abarcar todo el país?

Es todo un desafío existir en el desierto, en una provincia dónde lo más parecido en relación al cine, podríamos decir, es The Truman Show. Pensar en llegar más allá, resultaría ambicioso, igual no lo pensamos en cuestión de lograr instalarnos en cierto circuito o en términos de territorio: lo mágico para nosotros sería poder encontrarnos, todos aquellos que ven en nuestra generación un fuego inmenso. Ahí vamos a estar, ofreciendo un espacio, colaborando con quienes crean en nosotros.

 Montañas de papel está por aterrizar en lo virtual en pocos días y esperamos la llegada de un nuevo medio que promete salir una vez al mes y donde se dice, el lector podrá encontrar poesía, reseñas de discos y críticas de cine, viñetas, ilustraciones, entrevistas, crónicas, pintura, relatos, algún cuento, y, en sus palabras: todo lo que consideremos publicable.

Correo: prensa.mondepapel@gmail.com
Fanpage: https://www.facebook.com/montanasdepapel.oficial/

Un comentario sobre “Montañas de papel, periodismo under

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: